Las tormentas globales en Marte lanzan torres de polvo al cielo.



Las imágenes paralelas muestran cómo la tormenta de polvo global de 2018 envolvió al Planeta Rojo, cortesía de la cámara Mars Color Imager (MARCI) a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA. Esta tormenta de polvo global causó que el rover Opportunity de la NASA perdiera contacto con la Tierra.
Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS

Las tormentas de polvo son comunes en Marte. Pero cada década más o menos, sucede algo impredecible: se desata una serie de tormentas desbocadas que cubren todo el planeta en una bruma polvorienta.

El año pasado, una flota de naves espaciales de la NASA obtuvo una visión detallada del ciclo de vida de la tormenta de polvo global de 2018, que terminó con la misión del rover Opportunity. Y aunque los científicos todavía están desconcertados sobre los datos, dos documentos arrojaron nueva luz sobre un fenómeno observado dentro de la tormenta: torres de polvo o nubes concentradas de polvo que se calientan a la luz del sol y se elevan en el aire.

Los científicos piensan que el vapor de agua atrapado en el polvo puede conducirlos como un elevador al espacio, donde la radiación solar separa sus moléculas. Esto podría ayudar a explicar cómo el agua de Marte desapareció durante miles de millones de años.

Las torres de polvo son nubes masivas y agitadas que son más densas y suben mucho más alto que el polvo de fondo normal en la delgada atmósfera marciana. Si bien también ocurren en condiciones normales, las torres parecen formarse en mayor número durante las tormentas globales.

Una torre comienza en la superficie del planeta como un área de polvo rápidamente levantado casi tan ancho como el estado de Rhode Island. Para cuando una torre alcanza una altura de 50 millas (80 kilómetros), como se vio durante la tormenta de polvo global de 2018, puede ser tan ancha como Nevada. A medida que la torre se descompone, puede formar una capa de polvo a 35 millas (56 kilómetros) sobre la superficie que puede ser más ancha que el territorio continental de los Estados Unidos.


La nube de color blanco amarillento en el centro inferior de esta imagen es una “torre de polvo” de Marte, una nube concentrada de polvo que puede elevarse a decenas de kilómetros sobre la superficie. Las plumas azul-blancas son nubes de vapor de agua. Esta imagen fue tomada el 30 de noviembre de 2010 por el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.
Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS

Los hallazgos recientes sobre torres de polvo son cortesía del Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA, que está dirigido por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California. Aunque las tormentas de polvo globales cubren la superficie del planeta, MRO puede usar su instrumento Mars Climate Sounder con sensor de calor para observar a través de la bruma. El instrumento está diseñado específicamente para medir los niveles de polvo. Sus datos, junto con imágenes de una cámara a bordo del orbitador llamado Mars Context Imager (MARCI), permitieron a los científicos detectar numerosas torres de polvo hinchadas.

¿Cómo perdió Marte su agua?

Las torres de polvo aparecen durante todo el año marciano, pero MRO observó algo diferente durante la tormenta de polvo global de 2018. “Normalmente el polvo caería en un día más o menos”, dijo el autor principal del artículo, Nicholas Heavens, de la Universidad de Hampton en Hampton, Virginia. “Pero durante una tormenta global, las torres de polvo se renuevan continuamente durante semanas”. En algunos casos, se vieron múltiples torres durante 3 semanas y media.

La tasa de actividad del polvo sorprendió a Heavens y a otros científicos. Pero es especialmente interesante la posibilidad de que las torres de polvo actúen como “elevadores espaciales” para otros materiales, transportándolos a través de la atmósfera. Cuando el polvo en el aire se calienta, crea corrientes ascendentes que transportan gases junto con él, incluida la pequeña cantidad de vapor de agua que a veces se ve como nubes tenues en Marte.

Un artículo anterior dirigido por Heavens mostró que durante una tormenta de polvo global en 2007 en Marte, las moléculas de agua se elevaron a la atmósfera superior, donde la radiación solar podría descomponerlas en partículas que escapan al espacio. Esa podría ser una pista de cómo el Planeta Rojo perdió sus lagos y ríos durante miles de millones de años, convirtiéndose en el desierto helado que es hoy.

Los científicos no pueden decir con certeza qué causa las tormentas de polvo globales; Han estudiado menos de una docena hasta la fecha.

“Las tormentas de polvo globales son realmente inusuales”, dijo el científico de Mars Climate Sounder David Kass de JPL. “Realmente no tenemos nada como esto en la Tierra, donde el clima de todo el planeta cambia durante varios meses”.

Con tiempo y más datos, el equipo de MRO espera comprender mejor las torres de polvo creadas dentro de las tormentas globales y qué papel pueden desempeñar en la eliminación del agua de la atmósfera del planeta rojo.