El telescopio espacial Hubble estudia la explosión de rayos gamma con la energía más alta jamás vista.

El telescopio espacial Hubble de la NASA, ha dado a los astrónomos un vistazo a la ubicación del estallido más enérgico jamás visto en el Universo: una explosión de rayos gamma un billón de veces más potente que la luz visible. Esto se debe a que en pocos segundos la explosión de rayos gamma (GRB) emitió más energía de la que el Sol proporcionará durante sus 10 mil millones de años de vida.

En enero de 2019, un conjunto de telescopios detectó una GRB extremadamente brillante y de larga duración, incluidos los telescopios Swift y Fermi de la NASA, así como los principales telescopios Cherenkov de imágenes gamma atmosféricas (MAGIC) en las islas Canarias. Se hicieron observaciones de seguimiento con Hubble para estudiar el entorno alrededor de la GRB y descubrir cómo se produce esta emisión extrema.

“Las observaciones del Hubble sugieren que esta explosión en particular se produjo en un entorno muy denso, justo en medio de una galaxia brillante a 5 mil millones de años luz de distancia. Esto es realmente inusual y sugiere que esta ubicación concentrada podría ser la razón por la que produjo esta luz excepcionalmente poderosa “, explicó uno de los autores principales, Andrew Levan, del Departamento de Astrofísica del Instituto de Matemáticas, Astrofísica y Física de Partículas de la Universidad de Radboud en los Países Bajos.



Nuevas observaciones del telescopio espacial Hubble de la NASA han investigado la naturaleza de la potente explosión de rayos gamma GRB 190114C mediante el estudio de su entorno. En esta ilustración, las explosiones de rayos gamma son las explosiones más poderosas del Universo. Emiten la mayor parte de su energía en rayos gamma, luz que es mucho más enérgica que la luz visible que podemos ver con nuestros ojos. Las observaciones del Hubble sugieren que esta explosión en particular mostró una emisión tan poderosa porque la estrella que colapsó estaba localizada en un ambiente muy denso, justo en el medio de una galaxia brillante a 5 mil millones de años luz de distancia.
Créditos: NASA, ESA y M. Kornmesser

“Los científicos han estado tratando de observar una emisión de energía muy alta de los estallidos de rayos gamma durante mucho tiempo”, explicó el autor principal, Antonio de Ugarte Postigo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía en España. “Esta nueva observación del Hubble de la radiación de baja energía que acompaña a la región es un paso vital en nuestra comprensión de las explosiones de rayos gamma [y] su entorno inmediato”.

Las observaciones complementarias del Hubble revelan que la GRB ocurrió dentro de la región central de una galaxia masiva. Los investigadores dicen que este es un entorno más denso que el observado típicamente (para GRB) y podría haber sido crucial para la generación de la radiación de muy alta energía que se observó. La galaxia anfitriona de la GRB es en realidad una de un par de galaxias en colisión. Las interacciones de galaxias pueden haber contribuido a generar el estallido.

Conocido como GRB 190114C, parte de la radiación detectada del objeto, tenía la energía más alta jamás observada. Los científicos han estado tratando de observar una emisión de energía tan alta de las GRB durante mucho tiempo, los investigadores dicen que esta detección se considera un hito en la astrofísica de alta energía.

Observaciones previas revelaron que para lograr esta energía, el material debe ser emitido desde una estrella en colapso al 99.999% de la velocidad de la luz. Este material luego es forzado a través del gas que rodea la estrella, causando un choque que crea el estallido de rayos gamma.