Completado el primer mapa geológico global de Titán


El primer mapa geológico global de Titán se basa en imágenes de radar y luz visible de la misión Cassini de la NASA, que orbitó Saturno de 2004 a 2017. Las etiquetas nombran varias de las características descritas de la superficie. Crédito: NASA / JPL-Caltech / ASU

El primer mapa que muestra la geología global de la luna más grande de Saturno, Titán, se ha completado y revela totalmente un mundo dinámico de dunas, lagos, llanuras, cráteres y otros terrenos.

Titán es el único cuerpo planetario en nuestro Sistema Solar, aparte de la Tierra, que tiene líquido estable en su superficie. Pero en lugar de llover agua de las nubes y llenar los lagos y mares como en la Tierra, en Titán lo que llueve es metano y etano, hidrocarburos que consideramos gases pero que se comportan como líquidos en el clima helado de Titán.

“Titán tiene un ciclo hidrológico activo a base de metano que ha dado forma a un complejo paisaje geológico, convirtiendo su superficie en una de las más geológicamente diversas del Sistema Solar”, dijo Rosaly Lopes, geóloga planetaria del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, y autora principal de una nueva investigación utilizada para desarrollar el mapa.

“A pesar de los diferentes materiales, temperaturas y campos de gravedad entre la Tierra y Titán, muchas características de la superficie son similares entre los dos mundos y pueden interpretarse como productos de los mismos procesos geológicos. El mapa muestra que los diferentes terrenos geológicos tienen una clara distribución en latitud, globalmente, y que algunos terrenos cubren mucho más área que otros”.

Lopes y su equipo, incluido Michael Malaska de JPL, trabajaron con su compañero geólogo planetario David Williams de la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. Sus hallazgos, que incluyen la edad relativa de los terrenos geológicos de Titán, se publicaron recientemente en la revista Nature Astronomy.

El equipo de Lopes utilizó datos de la misión Cassini de la NASA, que funcionó entre 2004 y 2017 y realizó más de 120 sobrevuelos de la luna del tamaño de Mercurio. Específicamente, utilizaron datos del generador de imágenes de radar de Cassini para penetrar la atmósfera opaca de nitrógeno y metano de Titán. Además, el equipo utilizó datos de los instrumentos visibles e infrarrojos de Cassini, que pudieron capturar algunas de las características geológicas más grandes de Titán a través de la neblina de metano.

“Este estudio es un ejemplo del uso de conjuntos de datos e instrumentos combinados”, dijo Lopes. “Aunque no teníamos cobertura global con el radar de apertura sintética [SAR], utilizamos datos de otros instrumentos y otros modos del radar para correlacionar las características de las diferentes unidades de terreno para poder inferir cuáles son los terrenos incluso en áreas donde no tiene cobertura SAR”.

Williams trabajó con el equipo de JPL para identificar qué unidades geológicas en Titán podrían determinarse utilizando primero las imágenes de radar, y luego extrapolar esas unidades a las regiones no cubiertas por radar. Para hacerlo, aprovechó su experiencia trabajando con imágenes de radar en el orbitador de Venus Magellan de la NASA y a partir de un mapa geológico regional anterior de Titán que el desarrolló.

“La misión Cassini reveló que Titán es un mundo geológicamente activo, donde los hidrocarburos como el metano y el etano toman el papel que el agua tiene en la Tierra”, dijo Williams. “Estos hidrocarburos llueven en la superficie, fluyen en arroyos y ríos, se acumulan en lagos y mares, y se evaporan en la atmósfera. ¡Es un mundo asombroso!”

La misión Cassini-Huygens fue un proyecto cooperativo de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana. El JPL de la NASA, una división de Caltech en Pasadena, administra la misión de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. JPL diseñó, desarrolló y ensambló el orbitador Cassini. El instrumento de radar fue construido por JPL y la Agencia Espacial Italiana, trabajando con miembros del equipo de los EE. UU. Y varios países europeos.