La NASA prepara el lanzamiento de la primera misión de prueba de defensa planetaria DART

Los miembros del equipo de Double Asteroid Redirection Test (DART) de la NASA, han llenado la nave espacial con combustible, han realizado muchas de las pruebas finales y están realizando ensayos a medida que se acercan al lanzamiento de DART programado para el 23 de noviembre.

DART será la primera misión de prueba para la defensa planetaria del planeta, dirigida al pequeño asteroide Dimorphos, que orbita un asteroide compañero más grande llamado Didymos, con el que chocará intencionalmente para cambiar ligeramente su órbita. Si bien ninguno de los asteroides representa una amenaza para la Tierra, el impacto cinético de DART demostrará que una nave espacial puede navegar de forma autónoma hacia un asteroide objetivo e impactarlo cinéticamente. Luego, utilizando telescopios terrestres para medir los efectos del impacto en el sistema de asteroides, la misión mejorará las capacidades de modelado y predicción para ayudarnos a prepararnos mejor ante el hipotético caso de una amenaza real a la Tierra por parte de un asteroide.

“DART será la primera demostración de la técnica de ‘impactador cinético’ en la que una nave espacial choca a alta velocidad deliberadamente, contra un asteroide conocido para cambiar el movimiento del asteroide en el espacio”, dijo Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA. “Se cree que esta técnica es el enfoque tecnológicamente más maduro para mitigar a un asteroide potencialmente peligroso, y ayudará a los expertos en defensa planetaria a refinar los modelos informáticos de impactador cinético de asteroides, dando una idea de cómo podríamos desviar objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos en el futuro.”

Durante el último año y medio, mientras seguían los protocolos de salud y seguridad pandémicos, los ingenieros construyeron DART, partiendo de una colección de piezas hasta crear una nave espacial completamente ensamblada. Los ingenieros equiparon a la nave espacial con las diversas tecnologías que la misión probará, incluido el sistema de propulsión de iones NEXT-C de la NASA, que fue diseñado para mejorar el rendimiento y la eficiencia del combustible para misiones en el espacio profundo, y una antena plana de alta ganancia para una comunicación eficiente entre Tierra y nave espacial.

Durante el verano y principios de septiembre, los ingenieros instalaron la cámara DRACO (su único instrumento) a bordo de la nave espacial, sus dos paneles solares desplegables de 8,5 metros cada uno, y el satélite en miniatura LICIACube, de la Agencia Espacial Italiana, que está diseñado para capturar imágenes del impacto cinético de DART y sus secuelas inmediatas.

“Es un milagro lo que este equipo ha logrado, con todos los obstáculos en el camino como el COVID, el desarrollo de tanta nueva tecnología”, dijo Elena Adams, ingeniera de sistemas de la misión DART en el Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins en Laurel, Maryland. “Pero la razón por la que hemos tenido éxito hasta ahora es porque nuestro equipo está emocionado, es extremadamente agudo y realmente quieren demostrar que si un asteroide se acercara a la Tierra, podríamos evitar una catástrofe”.

Después de trasladarse a la instalación de procesamiento de carga útil de SpaceX, en la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg, en California, los miembros del equipo DART, sacaron cuidadosamente la nave espacial de su contenedor de envío y la trasladaron a una plataforma rodante.
Créditos: NASA/Johns Hopkins APL/Ed Whitman.
Los miembros del equipo de DART bajan con cuidado la nave espacial DART a una plataforma rodante en la instalación de procesamiento de carga útil de SpaceX, en la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg.
Créditos: NASA/Johns Hopkins APL/Ed Whitman.

La nave espacial llegó a la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg (VSFB) cerca de Lompoc, California, a principios de octubre. Desde entonces, los miembros del equipo de DART, han estado preparando la nave espacial para el vuelo, probando los mecanismos y el sistema eléctrico de la nave espacial, envolviendo las partes finales en mantas de aislamiento multicapa, y practicando la secuencia de lanzamiento tanto desde el sitio de lanzamiento como desde el centro de operaciones de la misión en APL.

DART se dirigió a la instalación de procesamiento de carga útil de SpaceX en VSFB, el 26 de octubre. Dos días después, el equipo recibió luz verde para llenar el tanque de combustible de DART con aproximadamente 50 kilogramos de hidracina para maniobras de la nave espacial y para el control de posicionamiento. DART también transporta alrededor de 60 kilogramos de xenón para el motor de iones NEXT-C. Los ingenieros cargaron el xenón antes de que la nave espacial abandonara APL a principios de octubre.

A partir del 10 de noviembre, los ingenieros “acoplarán” la nave espacial al adaptador que se apila en la parte superior del cohete SpaceX Falcon 9. Un día antes del lanzamiento, el cohete saldrá del hangar y llegará a la plataforma de lanzamiento en el Space Launch Complex 4 East (SLC-4E), donde impulsará la nave espacial al espacio e iniciará el viaje de DART al sistema Didymos.

“Estoy asombrado y agradecido de que DART haya pasado en 11 años, de un brillo en los ojos, a una nave espacial en preparación final para su lanzamiento”, dijo Andy Cheng, líder del equipo de investigación de DART en APL y quien tuvo la idea de DART. “Lo que lo ha hecho posible ha sido un gran equipo que superó todos los desafíos de construir una nave espacial para hacer algo nunca antes realizado”.

La primera oportunidad de lanzamiento de DART está programada para el 23 de noviembre a las 10:20 p.m. PST. Si el clima u otros problemas impidieran el lanzamiento la primera noche, el equipo tendrá otra oportunidad de lanzamiento al día siguiente. Si fuese necesario, los intentos de lanzamiento posteriores, podrán tener lugar hasta febrero de 2022.

El APL de Johns Hopkins ha recibido instrucciones de administrar la misión DART para la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA como un proyecto de la Planetary Defense Coordination Office de la agencia. La agencia brinda apoyo para la misión desde varios centros, incluido el Jet Propulsion Laboratory  en el sur de California, el Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, el Johnson Space Centeren Houston, el Glenn Research Center en Cleveland y el Langley Research Center en Hampton, Virginia. El lanzamiento es administrado por el Launch Services Program de la NASA, con sede en el Kennedy Space Center de la agencia en Florida.

Noticia original (en inglés)

Edición: R. Castro.