El Rover VIPER, de la Misión Artemis, ha superado exitosamente la revisión de diseño

El primer robot móvil lunar de la NASA, Volatiles Investigating Polar Exploration Rover (VIPER) ha pasado su Revisión de diseño crítico (CDR), un hito crítico que indica que el rover tiene un diseño completo y ha sido aprobado por una junta de revisión independiente de la NASA. La misión ahora puede centrar su atención en la construcción del propio rover, que se lanzará en un cohete SpaceX Falcon-Heavy para ser posado en la superficie de la Luna por el módulo de aterrizaje Griffin, de Astrobotic por el Commercial Lunar Payload Services de la NASA.

Como parte del programa Artemis, la misión VIPER se gestiona desde el Ames Research Center de la NASA, en Silicon Valley, California, y su objetivo principal es obtener una vista de cerca de la ubicación y concentración de hielo, así como de otros recursos del Polo Sur de la Luna. Mediante el uso de un conjunto de instrumentos a bordo desarrollados en toda la agencia y con socios comerciales, la misión podrá identificar y mapear dónde existe hielo y otros recursos en y debajo de la superficie lunar. Esta misión de mapeo de recursos ayudará a la NASA a conseguir los pasos necesarios para lograr su objetivo de establecer la primera presencia a largo plazo en la Luna, y contribuirá a nuestra comprensión del origen del agua lunar.

“El equipo de VIPER se ha centrado en completar el diseño de esta pequeña misión inteligente, consiguiendo el éxito en la revisión”, dijo Daniel Andrews, gerente de proyecto de VIPER. “Con un diseño aprobado, el equipo ahora busca convertir ese diseño en hardware real, dando vida a VIPER en 2022”.

La construcción del rover comenzará a finales de 2022 en el Johnson Space Center de la NASA, en Houston, mientras que el software de vuelo del rover y el diseño del sistema de navegación se llevarán a cabo en Ames. Astrobotic recibirá el rover completo con sus instrumentos científicos a mediados de 2023 para su posterior lanzamiento ese año.

El diseño de VIPER superó su prueba final

El CDR es la revisión final del diseño del sistema. Asegurar que los sistemas del rover y los instrumentos puedan trabajar juntos, no es una tarea fácil. La aprobación del CDR de la misión se basa en una serie de evaluaciones de diseño crítico (CDA) previas, donde un conjunto de revisores independientes evalúan los sistemas de VIPER individualmente.

Los CDA anteriores se centraban en funciones tales como sistemas y software de navegación de vuelo, sistemas térmicos y mecánicos, entre otros. El CDR aseguró que todos estos componentes son capaces de trabajar juntos en un sistema robótico completamente funcional, listo para explorar la superficie lunar.

Desde que VIPER superara su hito anterior, llamado Preliminary Design Review, o PDR, el diseño del sistema ha evolucionado considerablemente, centrándose en cómo conseguir el mayor rendimiento científico de forma segura en la superficie lunar. La selección de la región al oeste del cráter Nobile como el lugar de aterrizaje del rover, se eligió específicamente por ser una buena combinación de las capacidades del sistema VIPER en general y al mismo tiempo por cumplir con todos los objetivos científicos.

Un diseño listo para revelar los secretos de la luna

Este último diseño de rover aprobado, pesa casi 450 kilos en total y puede viajar a una velocidad de 0,72 kilómetros por hora. Utiliza una batería cargada con energía solar con una potencia máxima de 450 vatios y dispone de faros delanteros, siendo el primer rover de la NASA en hacerlo. Usando sus cámaras y faros, VIPER navegará alrededor de los peligros y atravesará cráteres mientras permanece conectado a la Tierra usando la Red de Espacio Profundo.

El rover y sus componentes han sido probados para resistir el extremo entorno lunar y responder preguntas clave sobre la composición de la Luna. Con un martillo perforador y tres instrumentos científicos, VIPER analizará las zonas de perforación en busca de hielo y otros recursos. VIPER también estudiará el suelo y los gases en el entorno lunar.

“La ciencia influirá en la misión VIPER en tiempo real, a diferencia de cualquier misión anterior”, dijo Anthony Colaprete, científico principal del proyecto VIPER. “Es emocionante tener el diseño aprobado y nuestras ideas unidas realizadas con esta misión”.

Noticia original (en inglés)

Edición: R. Castro.