Nuevo hito cumplido en el desarrollo del Roman Space Telescope de la NASA

El Nancy Grace Roman Space Telescope de la NASA, ha superado con éxito su revisión de diseño, lo que indica que todo el trabajo de ingeniería y desarrollo ya se ha completado.

“Después de ver nuestras extensas pruebas de hardware y modelado, un equipo de revisión independiente, ha confirmado que el observatorio que hemos diseñado funcionará”, dijo Julie McEnery, científica principal del proyecto del Roman Space Telescope en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Sabemos cómo se verá y de qué será capaz. Ahora que se han sentado las bases, el equipo está encantado de seguir construyendo y probando el observatorio en el que han trabajado”.

El Roman Space Telescope es un observatorio de nueva generación que observará vastas extensiones de espacio y tiempo, para estudiar el universo infrarrojo. Gracias al enorme campo de visión y a las rápidas velocidades de exploración, los astrónomos podrán observar miles de planetas, millones de galaxias y miles de millones de estrellas. Los astrónomos esperan que Roman revele un número significativo de mundos rocosos dentro y más allá de la región donde puede existir agua líquida. Las observaciones de la misión también ayudarán a iluminar dos de los mayores retos cósmicos: la energía oscura y la materia oscura.

“Con esta revisión completada, entramos en la emocionante fase en la que ensamblaremos y probaremos el hardware del telescopio que vamos a lanzar”, dijo Jackie Townsend, subdirectora de proyectos del Roman Space Telescope, en Goddard. “Cuando todo nuestro hardware de vuelo esté listo en 2024, realizaremos la Revisión de integración de sistemas e integraremos el observatorio. Finalmente, probaremos todo el observatorio en entornos que simulan el lanzamiento y nuestra órbita, para asegurarnos de que el Roman funcionará según lo diseñado”. Está previsto que la misión se lance a más tardar en mayo de 2027.

Esta foto muestra la configuración para las pruebas de entorno espacial de la unidad Solar Array Sun Shield de Roman, que tendrá dos propósitos. Primero, suministrará energía eléctrica al observatorio. En segundo lugar, protegerá al conjunto del telescopio óptico, el instrumento de campo amplio y el instrumento coronógrafo de la luz solar.
Créditos: NASA/Chris Gunn.

Al proporcionar la misma resolución infrarroja nítida que el Hubble en un campo de visión 200 veces mayor, el Roman llevará a cabo amplios estudios cósmicos que abarcarían cientos de años utilizando el Hubble. Roman mapeará estrellas, galaxias y materia oscura para explorar la formación y evolución de grandes estructuras cósmicas, como cúmulos y supercúmulos de galaxias, e investigará la energía oscura, que se cree que acelera la expansión del universo.

La misión descubrirá una amplia gama de planetas, incluidos los que orbitan lejos de su estrella anfitriona. Estos planetas han sido en gran parte esquivos para otras misiones de búsqueda de exoplanetas.El Roman también llevará a cabo una variedad de otros estudios astrofísicos para investigar temas como las estrellas en galaxias cercanas y analizar nuevos asteroides, cometas y planetas menores en el sistema solar exterior. Los científicos utilizarán los estudios del Roman para ayudarnos a comprender mejor el universo y nuestro lugar dentro de él.

El Nancy Grace Roman Space Telescope se administra en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, con la participación del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y Caltech/IPAC en el Sur de California, el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore, y un equipo compuesto por científicos de varias instituciones de investigación. Los principales socios comerciales son Ball Aerospace and Technologies Corporation en Boulder, Colorado; L3Harris Technologies en Melbourne, Florida; y Teledyne Scientific & Imaging en Thousand Oaks, California.  

Noticia original (en inglés)

Edición: R. Castro.