El telescopio espacial James Webb de la NASA, más cerca del lanzamiento

Después de completar con éxito sus pruebas finales, se está preparando el telescopio espacial James Webb de la NASA para enviarlo a su lugar de lanzamiento.

Los equipos de ingeniería han completado el extenso régimen de pruebas integrales de Webb en las instalaciones de Northrop Grumman. Las numerosas pruebas y puntos de control de Webb se diseñaron para garantizar que el observatorio de ciencias espaciales más complejo del mundo funcione como se diseñó, una vez que se encuentre en el espacio.

Ya han concluido las pruebas del observatorio, por lo que han comenzado las operaciones de envío. Esto incluye todos los pasos necesarios para preparar a Webb para un viaje seguro a través del Canal de Panamá hasta su lugar de lanzamiento en Kourou, Guayana Francesa, en la costa noreste de América del Sur. Dado que no se requieren más pruebas a gran escala, los técnicos de sala limpia de Webb están centrados en asegurarse de que el telescopio llegue de manera segura a la plataforma de lanzamiento. Los técnicos de control de contaminación, los ingenieros de transporte y los grupos de trabajo de logística de Webb, están preparados para gestionar la tarea de llevar a Webb al sitio de lanzamiento. Los preparativos para el envío se completarán en septiembre.

Webb pronto estará en camino 

“El telescopio espacial James Webb de la NASA ha alcanzado un punto de inflexión importante en su camino hacia el lanzamiento al haber finalizado la integración y las pruebas finales del observatorio”, dijo Gregory L. Robinson, director del programa de Webb en la sede de la NASA en Washington. “Tenemos una fuerza laboral tremendamente dedicada que nos ha llevado a la línea de meta, y estamos muy emocionados de ver que Webb está listo para su lanzamiento y pronto estará en su viaje científico”.

Con la integración y las pruebas formalmente concluidas del Telescopio Espacial James Webb, el próximo gran salto de la NASA hacia lo desconocido cósmico, estará pronto en marcha.
Créditos: NASA/Chris Gunn.

Mientras las operaciones de envío están en marcha, los equipos ubicados en el Mission Operations Center (MOC) de Webb, en el Space Telescope Science Institute (STScI) en Baltimore, continuarán verificando la compleja red de comunicaciones que usará en el espacio. Recientemente, esta red demostró que es completamente capaz de enviar comandos a la nave espacial sin problemas. Se están llevando a cabo ensayos de lanzamiento en vivo dentro del MOC con el propósito de prepararse para el día del lanzamiento. Hay mucho por hacer antes del lanzamiento, pero con la integración y las pruebas formalmente concluidas, el próximo salto gigante de la NASA hacia lo desconocido del cósmos pronto estará en marcha.

Una vez que Webb llegue a la Guayana Francesa, los equipos de procesamiento del lanzamiento configurarán el observatorio para el vuelo. Esto implica verificaciones posteriores al envío para garantizar que el observatorio no se haya dañado durante el transporte, cargar con cuidado los tanques de propulsor de la nave espacial con combustible de hidracina y oxidante de tetróxido de nitrógeno que necesitará para alimentar sus propulsores de cohetes para mantener su órbita, y separarlos antes del vuelo. Además, elementos de etiqueta roja como cubiertas protectoras (que mantienen seguros los componentes importantes durante el montaje), las pruebas y el transporte. Luego, los equipos de ingeniería acoplarán el observatorio a su vehículo de lanzamiento, un cohete Ariane 5 proporcionado por la ESA (Agencia Espacial Europea), antes de su lanzamiento. Webb es un programa internacional dirigido por la NASA con sus colaboradores, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense.

El telescopio espacial James Webb es una hazaña asombrosa del ingenio humano, que se hizo más valioso debido a los obstáculos que superó el personal de Webb para entregar este asombroso observatorio de ciencias espaciales. Terremotos, un huracán devastador, tormentas de nieve, ventiscas, incendios forestales y una pandemia mundial son solo algunas de las cosas que las personas detrás de Webb superaron para garantizar el éxito. La historia de Webb es una historia de perseverancia: una misión con contribuciones de miles de científicos, ingenieros y otros profesionales de más de 14 países y 29 estados, en nueve zonas horarias diferentes.

“Para mí, el lanzamiento de Webb será un evento importante en mi vida. Por supuesto que me alegrará cuando se desarrolle la misión con éxito, pero también será un momento de profunda introspección personal. Veinte años de mi vida se reducirán a ese momento”, dijo Mark Voyton, gerente de pruebas e integración del observatorio Webb en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Hemos recorrido un largo camino y hemos trabajado mucho juntos para preparar nuestro observatorio para el vuelo. El viaje del telescopio apenas está comenzando, pero para aquellos de nosotros que lo construimos, nuestro tiempo en el proyecto pronto llegará a su fin y tendremos la oportunidad de descansar, sabiendo que pusimos toda la carne en el asador en el trabajo. Los lazos que formamos entre nosotros a lo largo del camino persistirán en el futuro”.

Abriendo el nuevo ojo de la NASA hacia el cosmos 

Después del lanzamiento, Webb se someterá a un período de puesta en servicio de seis meses lleno de acción. Momentos después de completar un viaje de 26 minutos a bordo del vehículo de lanzamiento Ariane 5, la nave espacial se separará del cohete y su matriz solar se desplegará automáticamente. Después, todas las implementaciones posteriores que tendrán lugar durante las próximas semanas, se iniciarán desde el control terrestre ubicado en STScI.

Los equipos de ingeniería han completado el extenso régimen de pruebas integrales del telescopio espacial James Webb en las instalaciones de Northrop Grumman. Las numerosas pruebas y puntos de control de Webb se diseñaron para garantizar que el observatorio de ciencias espaciales más complejo del mundo, funcione como se diseñó una vez que se encuentrenen el espacio. Ahora que han concluido las pruebas del observatorio, han comenzado las operaciones de envío. Esto incluye todos los pasos necesarios para preparar a Webb para un viaje seguro a través del Canal de Panamá hasta su lugar de lanzamiento en Kourou, Guayana Francesa, en la costa noreste de América del Sur.
Créditos: Goddard Space Flight Center de la NASA Michael P. Menzel (AIMM): Productor, Michael P. Menzel (AIMM): Editor de video, Michael P. Menzel (AIMM): Videógrafo, Sophia Roberts (AIMM): Videógrafo.

Webb tardará un mes en llegar a su ubicación orbital prevista en el espacio, a casi un millón y medio de kilómetros de la Tierra, desplegándose lentamente a medida que avanza. Las implementaciones del Sunshield comenzarán unos días después del lanzamiento, y cada paso se podrá controlar desde tierra, lo que le da al lanzamiento de Webb el control total para sortear cualquier problema imprevisto con la implementación.

Una vez que el parasol comience a desplegarse, el telescopio y los instrumentos comenzarán a enfriarse con el tiempo. Durante las semanas siguientes, el equipo de la misión supervisará de cerca el enfriamiento del observatorio, manteniéndolo con calentadores para controlar las tensiones en los instrumentos y estructuras. Mientras tanto, el trípode del espejo secundario se desplegará, el espejo principal se desplegará, los instrumentos de Webb se encenderán lentamente y los propulsores insertarán el observatorio en una órbita prescrita.

Una vez que el observatorio se haya enfriado y estabilizado a su gélida temperatura de funcionamiento, durante varios meses se realizarán alineaciones de su óptica y calibraciones de sus instrumentos científicos. Se espera que las operaciones científicas comiencen aproximadamente seis meses después del lanzamiento.

Las misiones “emblemáticas” como Webb, son proyectos generacionales. Webb se basó tanto en el legado como en las lecciones de las misiones anteriores, como los telescopios espaciales Hubble y Spitzer, y, a su vez, proporcionará la base sobre la que algún día se podrán desarrollar futuros grandes observatorios espaciales astronómicos.

“Después de completar los pasos finales del régimen de pruebas del Telescopio Espacial James Webb, no puedo evitar ver los reflejos de los miles de individuos que han dedicado gran parte de sus vidas a Webb, cada vez que miro ese hermoso espejo dorado,”Dijo Bill Ochs, gerente de proyectos de Webb para NASA Goddard.

El telescopio espacial James Webb será el principal observatorio de ciencias espaciales del mundo cuando se lance en 2021. Webb resolverá misterios en nuestro sistema solar, observará más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en él.

Noticia original (en inglés)

Edición: R. Castro.