Un vistazo al interior de la nebulosa de Orión

Esta espectacular imagen de enero de 2006 ofrece un vistazo al interior de una cueva de polvo y gas turbulentos donde se están formando miles de estrellas. La imagen, tomada por la Advanced Camera for Surveys (ACS) a bordo del Telescopio Espacial Hubble, representa la Nebulosa de Orión, siendo ésta la imagen más nítida obtenida de esta región hasta el momento. En esta imagen aparecen más de 3.000 estrellas de varios tamaños. Algunas de ellas nunca se han visto en luz visible. Estas estrellas residen en un espectacular paisaje de polvo y gas de mesetas, montañas y valles que recuerdan al Gran Cañón.

La Nebulosa de Orión representa un libro ilustrado de la formación de estrellas, desde las estrellas jóvenes y masivas que están dando forma a la nebulosa, hasta los pilares de gas denso que pueden ser el hogar de las estrellas en gestación. La brillante región central es el hogar de las cuatro estrellas más pesadas de la nebulosa. A estas estrellas se les denomina trapecio porque están dispuestas en un patrón trapezoidal. La luz ultravioleta que emana de estas estrellas está tallando una cavidad en la nebulosa e interrumpiendo el crecimiento de cientos de estrellas más pequeñas. Cerca de las estrellas del trapecio hay estrellas que aún son lo suficientemente jóvenes como para tener discos de material que las rodeen. Estos discos se denominan discos protoplanetarios o “proplyds” y son demasiado pequeños para verlos claramente en esta imagen. Los discos son los componentes básicos de los sistemas solares.

El resplandor brillante en la parte superior izquierda proviene de M43, una pequeña región que está formada por luz ultravioleta de una estrella joven y masiva. Los astrónomos describen esta región como una Nebulosa de Orión en miniatura porque solo una estrella esculpe el paisaje. La Nebulosa de Orión tiene cuatro estrellas de este tipo. Junto a M43 hay pilares densos y oscuros de polvo y gas que apuntan hacia el trapecio. Estos pilares resisten la erosión de la intensa luz ultravioleta del trapecio. La región brillante de la derecha revela arcos y burbujas que se forman cuando los vientos estelares (corrientes de partículas cargadas expulsadas de las estrellas del trapecio) chocan con el material.

Las tenues estrellas rojas cerca de la parte inferior son la miríada de enanas marrones que el Hubble observó por primera vez en luz visible en la nebulosa. A veces llamadas “estrellas fallidas”, las enanas marrones son objetos fríos que son demasiado pequeños para ser estrellas ordinarias porque no pueden sostener la fusión nuclear en sus núcleos como lo hace nuestro Sol. La columna de color rojo oscuro, abajo, a la izquierda, muestra un borde iluminado de la pared de la cavidad.

La Nebulosa de Orión está a 1.500 años luz de distancia, la región de formación de estrellas más cercana a la Tierra. Los astrónomos utilizaron 520 imágenes del Hubble, tomadas en cinco colores, para hacer esta imagen. También agregaron fotos terrestres para completar la nebulosa. El mosaico ACS cubre aproximadamente el tamaño angular aparente de la Luna llena.

Las observaciones de Orion se realizaron entre 2004 y 2005.

Versión en inglés de esta noticia.

Edición: R. Castro.