¿Qué es un asteroide?

Esta serie de imágenes de MapCam se tomó en el transcurso de unas cuatro horas el 4 de diciembre de 2018, cuando OSIRIS-REx hizo su primer paso sobre el polo norte de Bennu. Las imágenes fueron capturadas cuando la nave espacial se dirigía hacia Bennu, poco antes de su aproximación más cercana al polo del asteroide. Créditos: NASA/Goddard/Universidad de Arizona.

Los asteroides, a veces llamados planetas menores, son restos rocosos que quedaron de la formación inicial de nuestro sistema solar hace unos 4.600 millones de años.

A julio de 2021, el recuento de asteroides conocidos es 1097148. La mayor parte de estos antiguos escombros espaciales se pueden encontrar orbitando nuestro Sol entre Marte y Júpiter, dentro del cinturón principal de asteroides. Los asteroides varían en tamaño desde Vesta, el más grande, con alrededor de 530 kilómetros de diámetro, hasta cuerpos que tienen menos de 10 metros de ancho. La masa total de todos los asteroides combinados es menor que la de nuestra Luna.

La mayoría de los asteroides tiene formas irregulares, aunque algunos son casi esféricos y, a menudo, tienen cráteres. A medida que giran alrededor del Sol en órbitas elípticas, los asteroides también giran, a veces de manera bastante errática, cayendo a medida que avanzan. Se sabe que más de 150 asteroides tienen una pequeña luna compañera (algunos tienen dos). También hay asteroides binarios (o dobles), en los que dos cuerpos rocosos de tamaño similar se orbitan entre sí, así como sistemas de asteroides triples.

Esta imagen en color está hecha de imágenes tomadas por el sistema de imágenes de la nave espacial Galileo de la NASA, unos 15 minutos antes de su aproximación más cercana al asteroide 243 Ida, el 28 de agosto de 1993. Las imágenes utilizadas pertenecen a la secuencia en la que se descubrió originalmente la luna de Ida; la luna es visible a la derecha del asteroide. Créditos: NASA/JPL.

Composición

Las tres amplias clases de composición de asteroides son los tipos C, S y M.

• Los asteroides de tipo C (condrita) son los más comunes. Probablemente se componen de rocas de arcilla y silicato, y tienen apariencia oscura. Se encuentran entre los objetos más antiguos del sistema solar.

• Los tipos S (“rocosos”) se componen de materiales de silicato y níquel-hierro.

• Los tipos M son metálicos (níquel-hierro). Las diferencias en composición de los asteroides están relacionadas con cómo de lejos del Sol se formaron. Algunos experimentaron altas temperaturas después de formarse y derretirse parcialmente, con el hierro hundiéndose hacia el centro y forzando la lava basáltica (volcánica) a la superficie.

Ida es el segundo asteroide encontrado por una nave espacial. Parece tener unos 50 kilómetros de longitud, más del doble que Gaspra, el primer asteroide observado por Galileo en octubre de 1991. Ida es un asteroide de forma irregular colocado por científicos en la clase S. Créditos: NASA/JPL.

Las órbitas de los asteroides pueden cambiar por la gravedad masiva de Júpiter y por encuentros cercanos ocasionales con Marte u otros objetos. Estos encuentros pueden sacar asteroides del cinturón principal y lanzarlos al espacio en todas direcciones a través de las órbitas de los otros planetas. Asteroides perdidos y fragmentos de asteroides se han estrellado contra la Tierra y otros planetas en el pasado, desempeñando un papel importante en la alteración de la historia geológica de los planetas y en la evolución de la vida en la Tierra.

Los científicos monitorizan continuamente los asteroides que pasan cerca de la Tierra, cuyos caminos se entrecruzan con la órbita de nuestro planeta, y los asteroides cercanos a la Tierra que se acercan a la distancia orbital de esta, dentro de unos 45 millones de kilómetros, y pueden representar un peligro de impacto. El radar es una herramienta valiosa para detectar y controlar posibles riesgos de impacto. Al reflejarse las señales transmitidas en la superficie de los objetos, se pueden derivar imágenes y otra información a partir de los ecos. Los científicos pueden aprender mucho sobre la órbita, la rotación, el tamaño, la forma y la concentración de metales de un asteroide.

Clasificación de los asteroides

Cinturón de asteroides principal: la mayoría de los asteroides conocidos orbitan dentro del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, generalmente con órbitas no muy alargadas. Se estima que el cinturón contiene entre 1,1 y 1,9 millones de asteroides de más de 1 kilómetro de diámetro, y millones de asteroides más pequeños. Al principio de la historia del sistema solar, la gravedad de Júpiter recién formado puso fin a la formación de cuerpos planetarios en esta región y provocó que los cuerpos pequeños chocaran entre sí, fragmentándolos en los asteroides que observamos hoy.

Troyanos: estos asteroides comparten una órbita con un planeta más grande, pero no chocan con él porque se agrupan alrededor de dos lugares especiales en la órbita (llamados Puntos de Lagrange L4 y L5). Allí, la atracción gravitacional del Sol y el planeta se equilibra con la tendencia de un troyano a volar fuera de órbita. Los troyanos de Júpiter forman la población más importante de asteroides de este tipo. Se cree que son tan numerosos como los asteroides del cinturón de asteroides. Hay troyanos de Marte y Neptuno, y la NASA anunció el descubrimiento de un troyano terrestre en 2011.

Asteroides cercanos a la Tierra: estos objetos tienen órbitas que pasan cerca de la Tierra. Los asteroides que realmente cruzan la trayectoria orbital de la Tierra se conocen como cruzadores de la Tierra.

Bennu y otros asteroides representan los componentes básicos de los planetas rocosos de nuestro sistema solar. Créditos: NASA.

Cómo se nombra a los asteroides 

El Comité de Nomenclatura de Cuerpos Pequeños de la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés) no es muy estricto cuando se trata de nombrar asteroides. Como resultado, ahí fuera, orbitando el Sol, tenemos una roca espacial gigante que lleva el nombre del Sr. Spock (un gato nombrado en honor al famoso personaje de Star Trek). También hay una roca espacial que lleva el nombre del fallecido músico de rock Frank Zappa. Hay tributos más serios, como los siete asteroides que llevan el nombre de la tripulación del transbordador espacial Columbia, fallecida en un accidente en 2003.

Los asteroides también reciben nombres de lugares y una variedad de otras cosas (la IAU desaconseja nombrar asteroides como las mascotas, por lo que el Sr. Spock está solo).

A los asteroides también se les asigna un número, por ejemplo 99942 Apophis. El Centro Astrofísica de Harvard-Smithsonian mantiene una lista bastante actualizada de nombres de asteroides.

Traducido por ciencia.nasa

Editado por Carolina Gutiérrez Rama.