Chandra descubre novedades de la temperatura en el centro de la Vía Láctea

Esta imagen de 2004 fue producida combinando una docena de observaciones realizadas en una región de 130 años luz en el centro de la Vía Láctea por Chandra, el Observatorio de Rayos X. Los colores representan rayos X de energía baja (rojo), media (verde) y alta (azul). Gracias al gran poder de resolución de Chandra, los astrónomos han podido identificar miles de fuentes puntuales de rayos X de estrellas de neutrones, agujeros negros, enanas blancas, estrellas en primer plano y galaxias de fondo. Lo que queda es un resplandor difuso de rayos X que se extiende desde la esquina superior izquierda a la inferior derecha, a lo largo de la dirección del disco de la galaxia.

El espectro de ese resplandor consiste en una nube de gas caliente que contiene dos componentes: gas a 10 millones de grados Celsius y gas a 100 millones de grados. Los rayos X difusos parecen ser la parte más brillante de una cresta de emisión de rayos X que se extiende varios miles de años luz a lo largo del disco de la Galaxia. La extensión de esta cresta implica que el gas caliente difuso que se observa en esta imagen, probablemente no obtiene la temperatura del agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea, conocido por los astrónomos como “Sgr A *”.

Chandra es parte de la flota de “Grandes Observatorios” de la NASA junto con el Telescopio Espacial Hubble y el Telescopio Espacial Spitzer. Chandra permite a científicos de todo el mundo obtener imágenes de rayos X de entornos exóticos, para ayudar a comprender la estructura y evolución del universo.

Edición: R. Castro.