VIPER: Un rover de la NASA para buscar agua y otros recursos en la Luna

Como parte del programa Artemis, la NASA planea enviar su primer robot móvil a la Luna a finales de 2023, en busca de hielo y otros recursos en y debajo de la superficie lunar. Los datos del Volatiles Investigating Polar Exploration Rover, o VIPER, ayudarán a la agencia a mapear los recursos en el Polo Sur lunar, que algún día podrían recolectarse para apoyar la exploración humana en la Luna a largo plazo .

El diseño de VIPER necesita por primera vez, el uso de faros de un vehículo lunar para ayudar a explorar las regiones de la Luna en sombra permanente. Estas áreas no han visto la luz del sol en miles de millones de años y son algunos de los puntos más fríos del sistema solar. Al funcionar con energía solar, VIPER deberá maniobrar rápidamente en las intersecciones extremas de luz y oscuridad en el Polo Sur lunar.

“Los datos que recibamos de VIPER podrán ayudar a nuestros científicos a determinar ubicaciones precisas y concentraciones de hielo en la Luna, además nos ayudarán a evaluar el medio ambiente y los posibles recursos del polo sur lunar para preparar a los astronautas de Artemis”, dijo Lori Glaze, directora de la Planetary Science Division de la NASA, con sede de la agencia en Washington. “Este es otro ejemplo más de cómo las misiones robóticas científicas y la exploración humana van de la mano, y por qué ambas son necesarias mientras nos preparamos para establecer una presencia sostenible en la Luna”.

La NASA concedió una orden de trabajo a Astrobotic para el lanzamiento, tránsito y entrega de VIPER a la superficie lunar como parte de la iniciativa Commercial Lunar Payload Services (CLPS) de la agencia.

Una vez en la Luna, el rover explorará los cráteres lunares utilizando un conjunto especializado de ruedas y un sistema de suspensión para cubrir una variedad de pendientes y tipos de suelo. El diseño del rover mejora significativamente un antiguo concepto robótico para investigar la Luna llamado Resource Prospector, que la NASA canceló a principios de 2018. Desde entonces, la duración de la misión VIPER se extendió de uno a tres días lunares (100 días terrestres). VIPER ha evolucionado para aumentar sus capacidades científicas, lo que permite una mayor recopilación de datos en la superficie lunar.

VIPER llevará cuatro instrumentos, incluido el taladro de percusión Regolith and Ice Drill for Exploring New Terrains (TRIDENT), el instrumento Mass Spectrometer Observing Lunar Operations (MSolo), el Near Infrared Volatiles Spectrometer System (NIRVSS) y el Neutron Spectrometer System (NSS). Las versiones anteriores de estos instrumentos se probarán en la superficie lunar antes de la misión VIPER, lo que permitirá al equipo reducir el riesgo y probar los datos de rendimiento de los instrumentos.

Programados para llegar a través del primer vuelo de Astrobotic, MSolo, NVSS y NIRVSS se encuentran entre las cargas útiles que aterrizarán en la superficie lunar en una de las primeras entregas de CLPS a la Luna. Las versiones de TRIDENT y MSolo viajarán a la Luna a fines de 2022 a bordo de la demostración de tecnología Polar Resources Ice Mining Experiment (PRIME-1), entregada por Intuitive Machines en su segundo vuelo CLPS.

El diseño de VIPER lleva una larga trayectoria. Una vez completada su fase de formulación, la agencia aprobó recientemente la fase de desarrollo de la misión. El progreso de VIPER continúa avanzando a toda velocidad. La inversión de la NASA en este rover de tamaño mediano para los costos de desarrollo de la misión y las operaciones es de 433,5 millones de dólares. El valor actual del contrato para que Astrobotic entregue VIPER a la Luna a través de CLPS es de aproximadamente 226,5 millones de dólares.

“VIPER será el robot más capaz que la NASA haya enviado a la superficie lunar y nos permitirá explorar partes de la Luna que nunca hemos visto”, dijo Sarah Noble, científica del programa VIPER en la sede de la NASA. “El rover nos mostrará el origen y la distribución del agua en la Luna y nos preparará para recolectar recursos a 386.000 kilómetros de la Tierra, que podrían usarse para enviar astronautas de manera segura al espacio más lejano, incluido Marte”.

A lo largo del programa Artemis, la NASA enviará robots y humanos a explorar la Luna más que nunca. Cuando los astronautas regresen a la superficie lunar por primera vez desde 1972, seguirán las huellas de las ruedas de VIPER y aterrizarán en el Polo Sur lunar. Esa misión incluirá el aterrizaje de la primera mujer en la Luna. Ella será uno de los dos miembros de la tripulación que allanan el camino para misiones sostenibles de exploración lunar con tripulación.

Edición: R. Castro.