Los paneles del espejo dorado de Webb se abren por última vez en la Tierra

El proceso de desplegar, mover y expandir todas las piezas móviles de Webb después de que hayan sido expuestas a un lanzamiento simulado es la mejor manera de garantizar que funcionen según lo previsto una vez que estén en el espacio.
Créditos: NASA / Chris Gunn.

El telescopio de ciencia espacial más grande y poderoso del mundo abrió por última vez estando en la Tierra su icónico espejo primario. Este evento marcó un hito clave en la preparación del observatorio para su lanzamiento a finales de este año.

Como parte de las pruebas finales del telescopio espacial James Webb de la NASA, se ordenó al espejo de 6,5 metros que se expandiera por completo y se plegara, tal como lo hará en el espacio. Esta prueba representa el último examen del equipo en una larga serie de pruebas diseñadas para garantizar que los 18 espejos hexagonales de Webb estén preparados para su largo viaje en el espacio y para una vida de profundos descubrimientos. Después de estar expuestas al entorno de lanzamiento esperado, todas las muchas partes móviles de Webb habrán confirmado que pueden realizar en el espacio las operaciones previstas.

“El espejo principal es una maravilla tecnológica. Los espejos livianos, revestimientos, actuadores y mecanismos, electrónica y mantas térmicas cuando están completamente desplegados, forman un solo espejo preciso que es verdaderamente sensible”, dijo Lee Feinberg, gerente de elementos del telescopio óptico para Webb en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Esta no es solo la secuencia de prueba de implementación final que el equipo ha llevado a cabo para preparar a Webb para una vida en el espacio, sino que significa que cuando terminemos, el espejo principal se plegará en su lugar para el lanzamiento”.

Hacer que las condiciones de prueba sean similares a las que experimentará Webb en el espacio, ayuda a garantizar que el observatorio esté completamente preparado para su misión científica a un millón y medio de kilómetros de la Tierra.

Los comandos para desbloquear y desplegar los paneles laterales del espejo se transmitieron desde la sala de control de pruebas de Webb en Northrop Grumman, en Redondo Beach, California. Las instrucciones de software enviadas y los mecanismos que operaron son los mismos que se usan en el espacio. Se conectó un equipo especial de compensación de gravedad a Webb para simular el entorno de gravedad cero en el que operarán sus complejos mecanismos. Durante la prueba se colocó todo el revestimiento térmico final y el blindaje innovador diseñado para proteger a sus espejos e instrumentos de interferencias.

La conclusión de esta prueba representa la final de una larga serie de puntos de control diseñados para garantizar que los 18 espejos hexagonales de Webb estén preparados para una larga vida de descubrimientos importantes.
Créditos: NASA / Chris Gunn.

Para observar objetos en el cosmos distante y hacer ciencia que nunca antes se había hecho, el espejo de Webb debía ser tan grande que no puede caber dentro de ningún cohete disponible en su forma completamente extendida. Como una obra de arte de origami, Webb contiene muchas partes móviles que han sido diseñadas específicamente para plegarse a sí mismas en una formación compacta que es considerablemente más pequeña que cuando el observatorio está completamente desplegado. Esto le permite caber dentro de un carenado de cohete de 5 metros, con poco espacio de sobra.

Para implementar, operar y enfocar sus espejos dorados, se requieren 132 actuadores y motores individuales, además de un complejo software que lo respalde. Un despliegue adecuado en el espacio es de vital importancia para el proceso de ajuste de los espejos individuales de Webb en un reflector funcional y masivo. Una vez que los paneles están completamente extendidos y en su lugar, los actuadores extremadamente precisos de los espejos, posicionarán y doblarán o flexionarán cada espejo en una disposición específica. La prueba de cada actuador y sus movimientos esperados se completó en la última prueba funcional a principios de este año.

Este video muestra los espejos del telescopio espacial James Webb durante su larga serie de pruebas, desde segmentos individuales hasta las pruebas finales del ensamblado del espejo.
Créditos: Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA Michael P. Menzel (AIMM); Michael McClare (KBRwyle); Sophia Roberts (AIMM).

“Los observatorios espaciales pioneros como Webb solo se materializan cuando las personas dedicadas trabajan juntas para superar el desafío de construir algo que nunca antes se había hecho. Estoy especialmente orgulloso de nuestros equipos que crearon los espejos de Webb y de la compleja electrónica y el software de back-end que le permitirán ver el espacio profundo con extrema precisión. Ha sido muy interesante y extremadamente gratificante ver cómo todo se ha unido. La finalización de esta última prueba en sus espejos es especialmente emocionante debido a lo cerca que estamos del lanzamiento a finales de este año ”, dijo Ritva Keski-Kuha, subdirectora de elementos del telescopio óptico de Webb en Goddard.

Después de este hito, los ingenieros pasarán inmediatamente a abordar las últimas pruebas de Webb, que incluyen extender y luego restaurar dos conjuntos de radiadores que ayudan a que el observatorio se enfríe, y una extensión completa y la restauración de su torre desplegable.

El telescopio espacial James Webb será el principal observatorio de ciencias espaciales del mundo cuando se lance en 2021. Webb resolverá misterios en nuestro sistema solar, verá más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en el. Webb es un programa internacional dirigido por la NASA con sus socios, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense.

Edición: R. Castro.