El Hubble observa un cúmulo lleno de pistas cósmicas

Crédito: ESA/Hubble & NASA, R. Massey.

Esta imagen detallada muestra a Abell 3827, un cúmulo de galaxias que ofrece una gran cantidad de interesantes posibilidades de estudio. Hubble lo observó para estudiar la materia oscura, que es uno de los mayores enigmas a los que se enfrentan los cosmólogos en la actualidad. El equipo científico utilizó la Advanced Camera for Surveys and Wide Field Camera del Hubble para completar sus observaciones. Las dos cámaras tienen especificaciones diferentes y pueden observar distintas partes del espectro electromagnético, por lo que su uso permitió a los astrónomos recopilar información más completa. Hubble también observó Abell 3827 anteriormente debido a la interesante lente gravitacional de su núcleo.

Al observar este cúmulo de cientos de galaxias, es sorprendente recordar que hace menos de 100 años, muchos astrónomos pensaban que la Vía Láctea era la única galaxia del universo. Aunque los astrónomos debatieron la existencia de otras galaxias, fueron necesarias las observaciones de Edwin Hubble de la Gran Nebulosa de Andrómeda, para confirmar que, de hecho, estaba demasiado lejos para formar parte de la Vía Láctea. La Gran Nebulosa de Andrómeda se convirtió en la Galaxia de Andrómeda, y los astrónomos reconocieron que nuestro universo era mucho, mucho más grande de lo que la humanidad podía plantearse. Solo podemos imaginar cómo se habría sentido Edwin Hubble, que da nombre al telescopio espacial Hubble, si hubiera visto esta espectacular imagen de Abell 3827.

Edición: R. Castro.