NASA certifica un nuevo sistema de control para el lanzamiento de Artemis I

Los miembros del equipo de lanzamiento de Artemis I participaron en una simulación de cuenta atrás en de la Sala Launch Control Center’s Firing Room 1, en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, el 3 de febrero de 2020. Un equipo de casi 100 ingenieros de Orion, Space Launch System y Exploration Ground Systems trabajaron en una serie de desafíos simulados, así como en un procedimiento de cuenta atrás para el lanzamiento. Artemis I será el primer vuelo que integrará la nave espacial Orion y el cohete SLS, el sistema transportará a la primera mujer y al próximo hombre a la Luna.
Créditos: NASA / Kim Shiflett.
La directora de lanzamiento de la NASA, Charlie Blackwell-Thompson, sigue las operaciones desde su consola en la Firing Room 1, del Centro de control de lanzamiento del Kennedy Space Center durante la primera simulación de cuenta atrás para el lanzamiento de Artemis I. El cohete Space Launch System y la nave espacial Orion, llevarán a los astronautas más allá de la órbita terrestre baja, a destinos como la Luna y Marte.
Créditos: NASA / Cory Huston.

Cuando el cohete del Space Launch System (SLS) de la NASA con la nave espacial Orion despeguen del Centro Espacial Kennedy, en Florida, con la misión Artemis I, la cantidad de datos que generará el cohete, la nave espacial y el equipo de apoyo terrestre, será de aproximadamente 100 megabytes por segundo. El volumen y la velocidad de esta información, exige un sistema informático complejo y robusto capaz de procesar y facilitar esos datos al equipo de lanzamiento y a los sistemas de la misión correspondientes, todo en tiempo real.

Ese software y hardware, llamado sistema de comando y control de la nave espacial (SCCS), se está certificando para su uso en Artemis I. Shawn Quinn, director de Ingeniería de la NASA, y la Junta de Revisión de Certificación de Diseño de Ingeniería del Kennedy Space Center, autorizó el sistema tras los resultados de la última revisión de certificación de diseño para SCCS.

Este sistema es el centro electrónico donde la información que viaja hacia y desde la etapa central de SLS, la etapa de propulsión criogénica provisional (ICPS) del cohete, Orion, los sistemas terrestres y los operadores dentro de la Firing Room convergen. Durante la carga y el lanzamiento, el software procesará hasta 575.000 cambios por segundo.

“Estaremos volando tres vehículos simultáneamente (la nave espacial Orion, la ICPS y la etapa central SLS), el SCCS necesitará poder comunicarse con los tres al mismo tiempo”, dijo Mike Van Houten, gerente de proyectos del sistema de organización del Command, Control and Communications dentro de EGS. “Mientras estamos ‘hablando’ con la nave espacial y los vehículos, también recibiremos datos de los sistemas terrestres desde Kennedy”.

“Dar sentido a esa cantidad de datos es tan complejo como administrar de manera eficiente los movimientos, en tiempo real, de cientos de miles de personas dentro de una gran área metropolitana”, dijo Van Houten.

“Cada bit de datos de telemetría que proviene de una interfaz diferente, es como una persona que llega a la ciudad a través de un avión, tren, automóvil, autobús o ferry”, explicó. “Al igual que cada persona, cada bit de datos debe llegar a un destino único, ya sea a una pantalla, a una aplicación o a una grabación. Y todos los movimientos deben estar sincronizados para que los datos lleguen exactamente a su lugar en el menor plazo de tiempo posible “.

Toda esta información, figura en las pantallas que se muestran en las consolas de la Firing Room 1 y la Firing Room 2 del Centro de Control de Lanzamiento de Kennedy, lo que permite a los operadores, que las decisiones de cómo continuar la actividad en curso, se basen en múltiples datos.

Los miembros del equipo de lanzamiento de Artemis I participan en una simulación de cuenta atrás en la Sala de Tiro 1 del Centro de Control de Lanzamiento del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, el 3 de febrero de 2020.
Créditos: NASA / Kim Shiflett.

El SCCS se desarrolló específicamente para administrar las operaciones de procesamiento y lanzamiento de las misiones Artemis. A medida que Artemis comenzó a tomar forma, el equipo de Exploration Ground Systems (EGS) de la NASA y su contratista principal, Jacobs, han trabajado por desarrollar un sistema robusto y actualizado.

La certificación supone el final del desarrollo del sistema y el comienzo del inicio de la fase de “mantenimiento” del proyecto. Continuando en esta línea de progreso, las simulaciones de cuenta atrás y lanzamiento realizadas por el equipo de EGS-Jacobs ayudarán a capacitar al equipo de lanzamiento y afinar el SCCS.

Durante estas simulaciones, los operadores revisan las listas de verificación previas al lanzamiento, para practicar los procedimientos de despegue y ascenso. Algunas simulaciones se enfocan en operaciones específicas, mientras que otras guían al equipo a través de partes críticas globales de la cuenta atrás del lanzamiento. Cada ensayo permite al equipo recopilar datos muy valiosos para afinar cada vez un poco más el sistema.

“Los equipos de rendimiento e ingeniería del sistema de SCCS evalúan los datos después de cada simulación para garantizar que el sistema esté funcionando según las especificaciones y que no se hayan desencadenado errores inesperados”, dijo Van Houten. “Esto, proporciona al equipo de SCCS un foco del punto en el que tenemos que trabajar antes del próximo simulacro u operación”.

Las lecciones aprendidas de la simulación del lanzamiento del Artemis I sin tripulación, ayudarán a los desarrolladores de SCCS a identificar el proceso, el rendimiento y los cambios técnicos necesarios para las misiones futuras. Los desarrolladores se centrarán en captar los nuevos requisitos y las expectativas de las partes interesadas. Esta información ayudará a los desarrolladores de SCCS a realizar actualizaciones del sistema para respaldar la prueba de vuelo tripulada de Artemis II y futuras misiones.

Bajo el programa Artemis, la NASA está liderando el camino en la exploración humana del espacio profundo con misiones cada vez más complejas para explorar la Luna y prepararse para futuras misiones tripuladas a Marte.