Primer informe meteorológico de la NASA desde el cráter Jezero en Marte

El clima a menudo juega un papel importante en nuestros planes diarios. Puedes ponerte una chaquetita cuando el pronóstico indique una brisa fresca o retrasar tus planes de viaje debido a una tormenta inminente. Los ingenieros de la NASA también utilizan datos meteorológicos para conformar sus planes, razón por la cual están analizando las condiciones a millones de kilómetros de distancia en Marte.

El Mars Environmental Dynamics Analyzer (MEDA) a bordo del rover Perseverance de la NASA, se encendió por primera vez durante 30 minutos el 19 de febrero, aproximadamente un día después de que el rover aterrizara en el Planeta Rojo. Alrededor de las 8:25 p.m. PST de ese mismo día, los ingenieros recibieron los primeros datos de MEDA.

Fotografía tomada en tierra del Sistema Mars Environmental Dynamics Analyzer (MEDA), que ahora proporciona mediciones atmosféricas a los ingenieros, en cráter Jezero en Marte.
Créditos: NASA / JPL-Caltech.

“Después de una fase de entrada, descenso y aterrizaje que nos hizo morder las uñas, nuestro equipo de MEDA esperaba ansiosamente los primeros datos que confirmaran que nuestro instrumento aterrizó de manera segura”, dijo José Antonio Rodríguez Manfredi, investigador principal de MEDA, del Centro de Astrobiología (CAB) del Instituto Nacional de Tecnica Aeroespacial en Madrid. “Fueron momentos de gran intensidad y emoción. Finalmente, después de años de trabajo y planificación, recibimos el primer informe de datos de MEDA. Nuestro sistema estaba vivo y enviaba sus primeros datos e imágenes meteorológicos desde la SkyCam“.

MEDA pesa aproximadamente 5,5 kilogramos y contiene un conjunto de sensores ambientales para registrar los niveles de polvo y seis condiciones atmosféricas: viento (velocidad y dirección), presión, humedad relativa, temperatura del aire, temperatura del suelo y radiación (tanto de la Sol como la del espacio). El sistema se activa automáticamente cada hora y, después de grabar y almacenar datos, se pone en reposo independientemente de las operaciones del rover. El sistema registra datos tanto si el móvil está despierto como si no, tanto de día como de noche.

Cuando los ingenieros recibieron los primeros datos de MEDA en la Tierra, el equipo redactó su primer informe meteorológico del cráter Jezero en Marte.

Los datos mostraron que estaba justo por debajo menos 20 grados Celsius la temperatura en la superficie cuando el sistema comenzó a grabar, y que la temperatura bajó a menos 25,6 grados Celsius en 30 minutos.

El sensor de radiación y polvo de MEDA mostró que Jezero estaba experimentando una atmósfera más limpia que la observada en el cráter Gale aproximadamente al mismo tiempo, a 3.700 kilómetros de distancia, según informes de la Rover Environmental Monitoring Station (REMS) a bordo del rover Curiosity estacionado dentro de Gale. Y los sensores de presión de MEDA mostraron que la presión en Marte era de 718 Pascales, muy dentro del rango de 705-735 Pascales predicho por sus modelos para ese momento en Marte.

Conociendo la atmósfera marciana

Gracias a los telescopios aquí en la Tierra y las naves espaciales que orbitan alrededor de Marte, los científicos tienen una buena comprensión del clima del Planeta Rojo e incluso una idea de la magnitud de las tormentas de polvo a lo largo del año marciano (dos años terrestres). Sin embargo, predecir el levantamiento y el movimiento de polvo, o cómo las pequeñas tormentas se convierten en grandes que rodean todo el planeta, beneficiará a futuras misiones científicas y de exploración.

MEDA destacado en el rover Mars 2020.
Créditos: NASA / JPL-Caltech.

Durante el próximo año, MEDA proporcionará información valiosa sobre los ciclos de temperatura, los flujos de calor, los ciclos del polvo y cómo las partículas de polvo interactúan con la luz, afectando finalmente tanto a la temperatura como al clima. Igual de importantes serán las lecturas de MEDA de la intensidad de la radiación solar, las formaciones de nubes y los vientos locales que podrían conformar la planificación del diseño de la Mars Sample Renurn. Además, las mediciones ayudarán a los ingenieros a comprender mejor cómo preparar a los humanos y los hábitats para hacer frente a las condiciones de Marte.

REMS a bordo del rover Curiosity actualmente proporciona datos meteorológicos y atmosféricos diarios similares. MEDA, concebido a través de una colaboración internacional, se basa en la configuración de la estación meteorológica autónoma de REMS y presenta algunas actualizaciones. El sistema fue proporcionado por España y desarrollado por el CAB con contribuciones del Instituto Meteorológico de Finlandia. Las contribuciones de Estados Unidos fueron financiadas por el programa Game Changing Development dentro de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA.

Con una mayor durabilidad general y lecturas de temperatura adicionales, MEDA puede registrar la temperatura a tres alturas atmosféricas: 0,84 metros, 1,45 metros y 30 metros, además de la temperatura de la superficie. El sistema utiliza sensores en el cuerpo y el mástil del rover y un sensor de infrarrojos capaz de medir la temperatura a casi 30 metros por encima del rover. MEDA también registra la radiación cerca de la superficie, lo que ayudará a prepararse para futuras misiones de exploración humana en Marte.

Desde su lugar de aterrizaje, “Octavia E. Butler Landing”, el rover Perseverance de la NASA puede observar un remanente de un depósito de sedimentos en forma de abanico conocido como delta, con su instrumento Mastcam-Z. Los científicos creen que este delta es lo que queda de la confluencia entre un antiguo río y un lago en el cráter Jezero de Marte.
Créditos: NASA / JPL-Caltech.

Con los informes meteorológicos de MEDA, los ingenieros ahora tienen datos atmosféricos de tres ubicaciones diferentes en el Planeta Rojo: Perseverance, Curiosity y el módulo de aterrizaje InSight de la NASA, que aloja los sensores de temperatura y viento para InSight (TWINS). El trío permitirá una comprensión más profunda de los patrones climáticos marcianos, los eventos y las turbulencias atmosféricas que podrían influir en la planificación de futuras misiones. A corto plazo, la información de MEDA está ayudando a decidir las mejores condiciones atmosféricas para los vuelos del helicóptero Ingenuity Mars.

Cuando Ingenuity alcanzó los hitos previos al vuelo, un informe MEDA de los días 43 y 44 marcianos, o soles, de la misión (del 3 al 4 de abril en la Tierra) mostró un rango de temperatura de menos 22 grados Celsius a menos 83 grados Celsius en el cráter Jezero. MEDA también midió ráfagas de viento de alrededor de 10 metros por segundo.

“Estamos muy emocionados de ver que MEDA funciona bien”, dijo Manuel de la Torre Juárez, investigador principal adjunto de MEDA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California. “Los informes de MEDA proporcionarán una mejor imagen del medio ambiente cerca de la superficie. Los datos de MEDA y otros experimentos con instrumentos revelarán más piezas de los rompecabezas de Marte y ayudarán a prepararse para la exploración humana. Esperamos que sus datos ayuden a que nuestros diseños sean más sólidos y nuestras misiones sean más seguras”.