Ultimo sobrevuelo a Bennu desde la nave de la misión OSIRIS-REx

La representación muestra la trayectoria de vuelo planificada de la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA, durante su sobrevuelo final del asteroide Bennu, que está programado para el 7 de abril.
Créditos: NASA / Goddard / University of Arizona
.

La misión OSIRIS-REx de la NASA está a punto de descubrir la magnitud del desastre que causó en la superficie del asteroide Bennu durante el evento de recolección de muestras del otoño pasado. El 7 de abril, la nave espacial OSIRIS-REx tendrá un último encuentro cercano con Bennu mientras realiza un sobrevuelo final para capturar imágenes de la superficie del asteroide. Mientras realiza el sobrevuelo, la nave espacial observará a Bennu desde una distancia de aproximadamente 3,7 km, lo más cerca que ha estado desde el evento de recolección de muestras Touch-and-Go el 20 de octubre de 2020.

El equipo de OSIRIS-REx decidió agregar este último sobrevuelo después de que la superficie de Bennu fuera perturbada significativamente por el evento de recolección de muestras. Durante el aterrizaje, el cabezal de muestreo de la nave espacial se hundió 48,8 centímetros en la superficie del asteroide y simultáneamente disparó una carga presurizada de gas nitrógeno. Los propulsores de la nave espacial también movilizaron una cantidad sustancial de material de la superficie durante la maniobra de retroceso. Debido a que la gravedad de Bennu es muy débil, estas diversas fuerzas de la nave espacial tuvieron un efecto importante en el sitio de la muestra, lanzando muchas de las rocas de la región y mucho polvo en el proceso. Este sobrevuelo final de Bennu brindará al equipo de la misión la oportunidad de aprender cómo el contacto de la nave espacial con la superficie de Bennu alteró el sitio de la muestra y la región que lo rodea.

El sobrevuelo único imitará una de las secuencias de observación realizadas durante la fase de reconocimiento detallado de la misión en 2019. OSIRIS-REx tomará imágenes de Bennu durante 5,9 horas, que es un poco más de un período de rotación completo del asteroide. Dentro de este período de tiempo, el generador de imágenes PolyCam de la nave espacial obtendrá imágenes en alta resolución de los hemisferios norte y sur de Bennu y su región ecuatorial. Luego, el equipo comparará estas nuevas imágenes con las imágenes anteriores de alta resolución del asteroide obtenidas durante 2019.

La mayoría de los otros instrumentos científicos de la nave espacial, también recopilarán datos durante el sobrevuelo, incluido el generador de imágenes MapCam, el espectrómetro de emisión térmica OSIRIS-REx (OTES), el espectrómetro visible e infrarrojo OSIRIS-REx (OVIRS) y el altímetro láser OSIRIS-REx (OLA). La actividad de estos instrumentos le dará al equipo la oportunidad de evaluar el estado actual de cada instrumento científico a bordo de la nave espacial, ya que el polvo cubrió los instrumentos durante el evento de recolección de muestras. Comprender la salud de los instrumentos también es parte de la evaluación de la NASA para posibles oportunidades de misiones extendidas después de que la muestra se entregue a la Tierra.

Después del sobrevuelo de Bennu, los datos del sobrevuelo tardarán varios días en ser recibidos en la Tierra. Una vez que los datos se hayan descargado, el equipo inspeccionará las imágenes para comprender cómo OSIRIS-REx alteró el material de la superficie del asteroide. En este punto, el equipo también podrá evaluar el desempeño de los instrumentos científicos.

La nave espacial permanecerá en las cercanías del asteroide Bennu hasta el 10 de mayo, cuando la misión entrará en su fase de crucero de regreso y comenzará su viaje de regreso a la Tierrade dos años de duración. A medida que se acerca a la Tierra, la nave espacial arrojará la Cápsula de Retorno de Muestra (SRC) que contiene las rocas y el polvo recolectados de Bennu. El SRC viajará a través de la atmósfera terrestre y aterrizará con la ayuda de un paracaídas, en el campo de pruebas y entrenamiento de Utah, el 24 de septiembre de 2023.

Una vez recuperada, la cápsula será transportada a las instalaciones de conservación en el Centro Espacial Johnson de la agencia en Houston, donde la muestra se preparará para su distribución a laboratorios de todo el mundo, lo que permitirá a los científicos estudiar la formación de nuestro sistema solar y la Tierra como un planeta habitable.

El Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, proporciona administración general de misiones, ingeniería de sistemas y garantía de seguridad y misión para OSIRIS-REx. Dante Lauretta de la Universidad de Arizona, Tucson, es el investigador principal, y la Universidad de Arizona también dirige el equipo científico y la planificación de la observación científica y el procesamiento de datos de la misión. Lockheed Martin Space en Denver construyó la nave espacial y proporciona operaciones de vuelo. Goddard y KinetX Aerospace son responsables de la navegación de la nave espacial OSIRIS-REx. OSIRIS-REx es la tercera misión del Programa Nuevas Fronteras de la NASA, administrado por el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama, para la Dirección de Misiones Científicas de la agencia en Washington.