La NASA y los socios internacionales evalúan la misión para cartografiar el hielo en Marte y orientan las prioridades científicas.

La NASA y tres socios internacionales han firmado una declaración de intenciones para avanzar en una posible misión robótica de mapeo del hielo de Marte, que podría ayudar a identificar hielo abundante y accesible para futuros sitios de aterrizaje candidatos en el Planeta Rojo. Las agencias acordaron establecer un equipo conceptual conjunto para evaluar el potencial de la misión, así como las oportunidades derivadas de la asociación.

Esta ilustración artística muestra cuatro orbitadores como parte del concepto de la misión International Mars Ice Mapper (I-MIM). Abajo a la izquierda, un orbitador pasa por encima de la superficie marciana, detectando a través de un instrumento de radar y una gran antena reflectora, hielo de agua enterrado. Alrededor de Marte a mayor altitud hay tres orbitadores de telecomunicaciones, uno de los cuales se muestra transmitiendo datos a la Tierra.
Créditos: NASA.

Bajo esta declaración, la NASA, la Agencia Espacial Italiana (ASI), la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), anunciaron su intención de desarrollar un plan de misión y definir sus roles y potenciales responsabilidades. Si el proyecto avanza, la misión podría estar lista para su lanzamiento a partir de 2026.

La misión internacional Mars Ice Mapper detectaría la ubicación, profundidad, extensión espacial y abundancia de depósitos de hielo cerca de la superficie, lo que permitiría a la comunidad científica interpretar una historia volátil más detallada de Marte. El orbitador con radar también ayudaría a identificar las propiedades del polvo, el material rocoso suelto, conocido como regolito, y las capas de roca que podrían afectar la capacidad de acceder al hielo.

La misión de mapeo de hielo podría ayudar a la agencia a identificar posibles objetivos científicos para las primeras misiones humanas a Marte, que se espera estén diseñadas para aproximadamente 30 días de exploración en la superficie. Por ejemplo, identificar y caracterizar el hielo de agua accesible podría conducir a la ciencia orientada a los humanos, como la extracción de muestras de hielo para apoyar la búsqueda de vida. Mars Ice Mapper también podría proporcionar un mapa de los recursos de hielo de agua para misiones humanas posteriores con expediciones de superficie más largas, así como ayudar a cumplir con las limitaciones de ingeniería de exploración, como evitar los peligros de las rocas y el terreno. La cartografía del hielo de aguas poco profundas también podría respaldar objetivos científicos suplementarios de gran valor relacionados con la climatología y la geología marcianas.

“Este modelo de asociación innovador para Mars Ice Mapper combina nuestra experiencia global y permite compartir costos en todos los ámbitos, para hacer que esta misión sea más factible para todas las partes interesadas”, dijo Jim Watzin, asesor principal de la NASA para arquitecturas de agencias y alineación de las misiones. “La exploración humana y robótica van de la mano, y esta última ayuda a allanar el camino para misiones humanas más inteligentes y seguras en el sistema solar. Juntos, podemos ayudar a preparar a la humanidad para nuestro próximo gran salto: la primera misión humana a Marte “.

A medida que evoluciona el proyecto de misión, puede haber oportunidades para que otras agencias espaciales y socios comerciales se unan a la misión.

Más allá de promover observaciones científicas mientras el orbitador completa su trabajo de reconocimiento, los socios de la agencia explorarán oportunidades de viajes compartidos que permitan la misión como parte de su próxima fase de estudio. Todos los datos científicos de la misión se pondrían a disposición de la comunidad científica internacional tanto para la ciencia planetaria como para el reconocimiento de Marte.

Este enfoque es similar a lo que la NASA está haciendo en la Luna bajo el programa Artemis: enviar astronautas al Polo Sur lunar, donde el hielo queda atrapado en las regiones del polo permanentemente sombreadas.

El acceso al hielo de agua también sería fundamental para las investigaciones científicas en la superficie de Marte que estén dirigidas por futuros exploradores humanos. Dichos exploradores pueden algún día extraer, muestrear y analizar el hielo para comprender mejor el registro del cambio climático y geológico en Marte y su potencial astrobiológico, que podría revelarse a través de signos de vida microbiana antigua preservada o incluso la posibilidad de organismos vivos, si Marte siempre albergó vida.

El hielo también es un recurso natural crítico que eventualmente podría suministrar hidrógeno y oxígeno como combustible. Estos elementos también podrían proporcionar recursos para el soporte vital, la ingeniería civil, la minería, la fabricación y, eventualmente, la agricultura en Marte. El transporte de agua desde la Tierra al espacio profundo es extremadamente costoso, por lo que un recurso local, es esencial para la exploración superficial sostenible.

“Además de apoyar los planes para futuras misiones humanas a Marte, aprender más sobre el hielo subterráneo traerá importantes oportunidades para el descubrimiento científico”, dijo Eric Ianson, subdirector de la División de Ciencias Planetarias de la NASA y director del Programa de Exploración de Marte. “El mapeo del hielo de agua cerca de la superficie revelaría una parte aún oculta de la hidrosfera marciana y las capas por encima de ella, lo que puede ayudar a descubrir la historia del cambio ambiental en Marte y conducir a nuestra capacidad para responder preguntas fundamentales sobre si alguna vez Marte fue hogar de la vida microbiana o todavía podría serlo hoy “.

El Planeta Rojo está proporcionando un gran rendimiento de investigación para la exploración robótica y la búsqueda de vida antigua en nuestro sistema solar. Esta última noticia llega antes del aterrizaje del rover Perseverance de la agencia en Marte, que está programado para el 18 de febrero, despues de un viaje de siete meses en el espacio. La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) también anunciaron recientemente que están avanzando con la misión Mars Sample Return.