El tráfico lunar aumentará a medida que la NASA se prepara para las entregas comerciales robóticas a la luna

La NASA está trabajando en varios instrumentos científicos y experimentos tecnológicos, que operará en la Luna una vez que las empresas estadounidenses con contratos de Servicios de Carga Lunar Comercial (CLPS) los entreguen a la superficie lunar. A través de vuelos CLPS, la NASA está comprando un servicio robótico comercial de entrega lunar completo, que no proporciona servicios de lanzamiento, ni posee el módulo de aterrizaje ni dirige las operaciones de aterrizaje.

La agencia ya ha encargado cinco próximas misiones comerciales lunares y se espera que anuncie pronto otra concesión de orden de trabajo. La próxima adjudicación mantiene a la agencia encaminada hacia su objetivo de conseguir dos entregas CLPS por año como parte del programa Artemis y completará dos entregas por año desde 2021 hasta 2023.

“Estamos entusiasmados con el increíble progreso que ya hemos logrado con nuestra iniciativa CLPS desde su inicio hace apenas dos años, y está claro que muchos otros clientes están ansiosos por aprovechar estos nuevos servicios de entrega lunar”, compartió Chris Culbert, gerente del proyecto CLPS. “Las empresas comerciales son responsables de revisar cualquier carga útil adicional y cliente, para sus misiones de aterrizaje. La NASA es solo un cliente como los demás, lo que nos permite centrarnos en la ciencia que tenemos por delante para el programa Artemis ”.

Vuelos para este año

Dos módulos de aterrizaje comerciales que proporcionan los primeros servicios CLPS para la NASA, pronto levantarán polvo en la Luna, uno construido por Astrobotic y el otro por Intuitive Machines. Se espera que entreguen un combinado total de 17 cargas útiles para la NASA antes de fin de año. La carga útil es un término genérico para describir los diferentes instrumentos y experimentos conectados directamente al módulo de aterrizaje, o guardados adecuadamente en su compartimento hasta que se produzca un aterrizaje seguro. El número de cargas útiles para la NASA en un vuelo CLPS, variará según los objetivos científicos y tecnológicos de la agencia, entre otros factores.

Astrobotic tiene listo su módulo de aterrizaje Peregrine para transportar 11 instrumentos para la NASA además de demostraciones de tecnología a la superficie, para investigar la composición del suelo lunar y una serie de factores ambientales. Al lanzar el cohete Vulcan Centaur de United Launch Alliance, Peregrine apunta a finales de este año para entregar el conjunto de cargas útiles a Lacus Mortis, un cráter en el lado cercano de la Luna.

La NASA entregará su conjunto de cargas útiles a Astrobotic en primavera. A continuación, las cargas útiles se integrarán con la estructura del módulo de aterrizaje. Una vez que se complete el ensamblaje, el módulo de aterrizaje se someterá a una batería de pruebas ambientales antes de ser enviado a Florida para su integración con el vehículo de lanzamiento.

Intuitive Machines volará su módulo de aterrizaje Nova-C a Oceanus Procellarum, el punto oscuro más grande de la Luna. La compañía, que lanzará el módulo en un cohete SpaceX Falcon 9, apunta al cuarto trimestre de 2021 para su entrega lunar. Seis instrumentos de la NASA se entregarán a la compañía esta primavera para someterse a las pruebas finales antes de la integración con el módulo de aterrizaje, incluida una nueva carga útil de navegación y guía para ayudar con el aterrizaje.

La NASA también agregó un instrumento adicional para volar en Nova-C el año pasado, una nueva tecnología de medición de combustible llamada Radio Frequency Mass Gauge. Medir con precisión la cantidad de propulsor líquido en un entorno de gravedad baja o cero es fundamental para el diseño y el rendimiento de la nave espacial, pero es difícil porque el líquido no se deposita como lo haría en la Tierra. Los resultados ayudarán a desarrollar sistemas de vuelo que podrían usarse en futuras misiones de Artemis con tripulación.

De cara al 2022, y más allá

Masten Space Systems está trabajando para entregar ocho instrumentos a la superficie lunar en 2022 utilizando su módulo de aterrizaje XL-1, lanzado por un cohete SpaceX. La NASA y Masten seleccionaron recientemente un lugar de aterrizaje en el borde del cráter Haworth, donde los científicos creen que las áreas en sombra permanente podrían contener hielo cerca de la superficie y en zonas más profundas en los reservorios. Aterrizar en las afueras de Haworth proporcionará suficiente energía solar a los paneles solares del módulo de aterrizaje, mientras que los instrumentos de carga útil tendrán acceso al cráter. Se espera que el área de Haworth tenga socavones fríos de agua, metano, amoníaco y dióxido de carbono, y otros volátiles que podrían ser recursos para futuros exploradores humanos y ayudarán a los científicos a comprender la evolución lunar. Varios instrumentos ayudarán a evaluar la composición de la superficie lunar y evaluar los niveles de radiación. Este verano, Masten completará una revisión requerida del módulo de aterrizaje y la NASA continuará diseñando y construyendo cargas útiles para el vuelo.

Intuitive Machines volará la carga útil PRIME-1 a la Luna el próximo año, que es un instrumento precursor de un futuro robot de mapeo de agua, el Volatiles Investigating Polar Exploration Rover o VIPER, en desarrollo en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston.

Astrobotic fue seleccionado el año pasado para volar el rover VIPER de la NASA a la Luna a fines de 2023 utilizando su nuevo módulo de aterrizaje Griffin. La compañía entregará una maqueta del módulo de aterrizaje al Centro Espacial Johnson de la agencia en Houston en febrero para realizar una serie de pruebas a fin de garantizar que el vehículo y su módulo de aterrizaje funcionen juntos sin problemas cuando estén en la Luna.

La agencia también está planeando un próximo anuncio para seleccionar un proveedor para entregar un conjunto de 10 instrumentos a una región no polar de la Luna en 2023. Además, este año la NASA anunciará la selección de instrumentos de las cargas útiles e investigación en la superficie de la Luna (PRISM) para futuros vuelos CLPS.

Las futuras cargas útiles de la NASA entregadas a la Luna en vuelos CLPS podrían incluir otros rovers, fuentes de energía y experimentos científicos, incluidas las demostraciones de tecnología que se incorporarán al programa Artemis.

“Los numerosos instrumentos científicos y demostraciones de tecnología que la NASA aterrizará en la Luna utilizando la iniciativa CLPS, allanarán el camino para la investigación científica de los astronautas lunares Artemis”, dijo Joel Kearns, administrador adjunto para la exploración de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA.