Megamosaico “Catalejo” de Curiosity del Monte Sharp.

Por Stéphane Le Mouélic, especialista en teledetección en LPG / CNRS, Nantes, Francia.

Mosaico Housedon_Hill ChemCam / RMI, con zooms seleccionados en áreas de interés. Crédito: NASA / JPL-Caltech / LANL / CNES / CNRS / IRAP / IAS / LPG.

Una introducción rápida, ya que no soy un autor habitual del blog de Curiosity: desde el aterrizaje del rover, he estado involucrado en el procesamiento de imágenes de ChemCam en la Universidad de Nantes de Francia. Siempre estoy ansioso cuando llegan nuevos datos, y las imágenes que recopilamos aquí como vídeo son un verdadero placer.

Panorama “Housedon Hill” de ChemCam: este mosaico muestra varias escenas capturadas desde un lugar llamado “Housedon Hill”, por el instrumento ChemCam a bordo del rover Curiosity Mars de la NASA, entre el 9 de septiembre y el 23 de octubre de 2020 (Soles 2878 y 2921). Crédito: NASA / JPL-Caltech / LANL / CNES / CNRS / IRAP / IAS / LPG / MSSS.

La reciente campaña de imágenes “Housedon Hill”, planificada por el equipo durante un período de dos meses mientras permanecía en el sitio de perforación “Mary Anning”, batió un récord, siendo el mosaico más grande obtenido hasta ahora con el Micro-Imager remoto (RMI) de ChemCam. RMI fue diseñado originalmente para documentar las pequeñas áreas analizadas por la técnica de espectroscopía de ruptura inducida por láser (LIBS) de ChemCam, en rocas a solo unos metros del rover. Durante el primer año de Curiosity en Marte, se reconoció que, gracias a su poderosa óptica, RMI también podía pasar de un microscopio a un telescopio y desempeñar un papel importante como herramienta de reconocimiento a larga distancia. Ofrece una imagen en blanco y negro de un “catalejo” circular típico de una región pequeña. Así que RMI complementa bastante bien a otras cámaras, gracias a su longitud focal muy larga. Cuando se unen, los mosaicos RMI revelan detalles del paisaje a varios kilómetros del rover y brindan imágenes que son muy complementarias a las observaciones orbitales, lo que otorga una perspectiva terrestre más similar a la humana.

De julio a octubre de 2020, Curiosity permaneció en el mismo lugar para realizar varios análisis de muestreo de rocas. Esta rara oportunidad de quedarse en el mismo sitio durante mucho tiempo fue utilizada por el equipo para apuntar a áreas de interés muy distantes, construyendo un mosaico RMI en constante crecimiento entre el 9 de septiembre y el 23 de octubre (soles 2878 y 2921), que finalmente se convirtió en 216 imágenes superpuestas. Cuando el mosaico se coloca en una foto panorámica de 46947×7260 píxeles, cubre más de 50 grados de acimut a lo largo del horizonte, desde las capas inferiores de “Mount Sharp” a la derecha hasta el borde de “Vera Rubin Ridge” a la izquierda. Los recuadros muestran cómo la alta resolución lograda por RMI revela varias formaciones geológicas, como por ejemplo un campo de ondas de arena cerca de Vera Rubin Ridge y una impresionante variedad de diferentes capas. Todas estas características destacan la compleja historia geológica del cráter Gale. El Monte Sharp tiene un “lecho marcador” prominente, una capa única distintiva que se puede seguir casi a lo largo de su base, que se extiende a lo largo de decenas de kilómetros. Aparece en este mosaico como una capa oscura que marca un cambio clave en la formación de las pendientes de la montaña.

Al estirar el contraste de la imagen en el medio del panorama por encima del primer plano, incluso se pueden reconocer, en la distancia, las características correspondientes a rocas en bloque que rodaron hasta la mitad de la pared del cráter de Gale. Cuando se miden utilizando imágenes de la Cámara de Contexto de Mars Reconnaissance Orbiter (CTX por sus siglas en inglés), estos bloques están a 59 kilómetros del rover, una distancia récord para una observación ChemCam / RMI. Esto es el equivalente a ver los edificios del centro de Baltimore desde el centro de la ciudad de Washington DC. Esto indica que, a pesar del polvo en la atmósfera, que varía significativamente según las estaciones, el cielo en ese momento estaba lo suficientemente claro como para realizar imágenes tan distantes.

Vista desde el espacio y desde el suelo: estas dos imágenes comparan fotografías tomadas desde el espacio (por la cámara de contexto, o CTX, a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA) y la superficie marciana (desde la cámara Remote Mico-Imager a bordo de ChemCam, un instrumento a bordo del Rover Curiosity de la NASA. Créditos: NASA / JPL-Caltech / LANL / CNES / CNRS / IRAP / IAS / LPG / MSSS.