La NASA volverá a examinar los apodos de los objetos cósmicos.

La comunidad científica a veces se refiere a objetos cósmicos distantes como planetas, galaxias y nebulosas con apodos no oficiales. A medida que la comunidad científica trabaja para identificar y abordar la discriminación y la desigualdad sistémicas en todos los aspectos del campo, ha quedado claro que ciertos apodos cósmicos no solo son insensibles, sino que pueden ser activamente dañinos. La NASA está examinando el uso de terminología no oficial para los objetos cósmicos como parte de su compromiso con la diversidad, la equidad y la inclusión.

Como paso inicial, la NASA ya no se referirá a la nebulosa planetaria NGC 2392, los resplandecientes restos de una estrella similar al Sol que está emitiendo sus capas exteriores al final de su vida, como la “Nebulosa Esquimal”. “Esquimal” es ampliamente visto como un término colonial con una historia racista, impuesto a los pueblos indígenas de las regiones árticas. La mayoría de los documentos oficiales se han alejado de su uso. La NASA tampoco utilizará más el término “Galaxia de los gemelos siameses” para referirse a NGC 4567 y NGC 4568, un par de galaxias espirales que se encuentran en el cúmulo de galaxias Virgo. En el futuro, la NASA usará solo las designaciones oficiales de la Unión Astronómica Internacional en los casos en que los apodos sean inapropiados.

“Apoyo nuestra reevaluación en curso de los nombres con los que nos referimos a los objetos astronómicos”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en la Sede Central, Washington. “Nuestro objetivo es que todos los nombres estén alineados con nuestros valores de diversidad e inclusión, y trabajaremos de manera proactiva con la comunidad científica para ayudar a garantizarlo. La ciencia es para todos y cada faceta de nuestro trabajo debe reflejar ese valor”.

Los apodos son a menudo más accesibles y amigables para el público que los nombres oficiales para objetos cómicos, como Barnard 33, cuyo apodo “la Nebulosa Cabeza de Caballo” invoca su apariencia. Pero a menudo, los apodos aparentemente inocuos pueden ser dañinos y restar valor a la ciencia.

La Agencia trabajará con expertos en diversidad, inclusión y equidad en las ciencias astronómicas y físicas para brindar orientación y recomendaciones sobre otros apodos y términos para su revisión.

“Estos apodos y términos pueden tener connotaciones históricas o culturales que son objetables o desagradables, y la NASA está firmemente comprometida a abordarlos”, dijo Stephen T. Shih, Administrador Asociado de Diversidad e Igualdad de Oportunidades en la Sede de la NASA. “La ciencia depende de contribuciones diversas y beneficia a todos, por lo que esto significa que debemos hacerla inclusiva”.