6 Tecnologías que la NASA está desarrollando para enviar humanos a Marte.

Marte es una fuente obvia de inspiración para las historias de ciencia ficción. Es familiar y bien estudiado, pero muy diferente a nuestro planeta y lo suficientemente lejos como para denominar sus futuras visitas como aventuras de otro mundo. La NASA tiene la vista puesta en el Planeta Rojo a nivel robótico y como misión tripulada.

Los robots, incluido el rover Perseverance que se lanzará pronto a Marte, nos enseñan cómo es la superficie. Esa información ayuda a planear futuras misiones humanas al Planeta Rojo. Tendremos que equipar a las naves espaciales y a los astronautas con tecnologías para llevarlos allí, explorar la superficie y traerlos de vuelta a casa de forma segura. La misión de ida y vuelta, que incluye el tiempo en tránsito, desde y hacia la Tierra, y en la superficie marciana, llevará unos dos años.

El desarrollo tecnológico ya ha comenzado a permitir una misión tripulada a Marte en la década de 2030. Muchas de las capacidades se demostrarán primero en la Luna, durante las misiones de Artemis, mientras que otros sistemas son más adecuados para espacios más profundos. Aquí hay seis tecnologías en las que la NASA está trabajando para hacer realidad la ciencia ficción de Marte.


La NASA está desarrollando muchas tecnologías para enviar astronautas a Marte en la década de 2030.
Créditos: NASA.

Seis cosas en las que estamos trabajando ahora para hacer posibles futuras misiones humanas al Planeta Rojo.

1. Potentes sistemas de propulsión para llevarnos allí  y de vuelta (¡a casa!) más rápido.

Los astronautas con destino a Marte viajarán aproximadamente 225 millones de kilómetros al espacio profundo. Los avances en las capacidades de propulsión son la clave para llegar a nuestro destino de la manera más rápida y segura posible.

Es demasiado pronto para decir qué sistema de propulsión llevará a los astronautas a Marte, pero sabemos que debe estar habilitado con energía nuclear para reducir el tiempo de viaje. La NASA está avanzando en múltiples opciones, incluida la propulsión nuclear eléctrica o únicamente nuclear. Ambos utilizan la fisión nuclear, pero son muy diferentes entre sí. Un cohete eléctrico nuclear es más eficiente, pero no genera mucho empuje sin embargo, la propulsión térmica nuclear proporciona mucho más “empuje”.

Cualquiera que sea el sistema seleccionado, los fundamentos de la propulsión nuclear reducirán el tiempo de la tripulación en su viaje lejos de la Tierra. La agencia y sus socios están desarrollando, probando y madurando componentes críticos de varias tecnologías de propulsión para reducir al máximo los riesgos de la primera misión humana en Marte.


Ilustración de una nave espacial con un sistema de propulsión nuclear.
Créditos: NASA.
2. Escudo térmico inflable para aterrizar astronautas en otros planetas.

El rover más grande que hemos aterrizado en Marte es del tamaño de un automóvil, y enviar humanos a Marte requerirá una nave espacial mucho más grande. Las nuevas tecnologías permitirán que las naves espaciales más pesadas entren en la atmósfera marciana, se acerquen a la superficie y aterricen cerca de donde los astronautas quieren explorar.

La NASA está trabajando en un cohete con un escudo térmico inflable que permita que la gran área de superficie ocupe menos espacio que en uno rígido. La tecnología podría aterrizar naves espaciales en cualquier planeta con atmósfera. En el caso de Marte, se expandiría e inflaría antes de ingresar a la atmósfera marciana para aterrizar carga y astronautas de manera segura.

La tecnología aún no está lista para el Planeta Rojo. Una próxima prueba de vuelo de un prototipo de 6 metros de diámetro demostrará cómo funciona el aeroshell al entrar en la atmósfera de la Tierra. La prueba demostrará si puede sobrevivir al intenso calor durante la entrada a Marte.


Los ingenieros se preparan para la instalación del escudo térmico flexible en la estructura inflable. La vista es desde el lado inferior y el escudo térmico está en la parte superior.
Créditos: Centro de Investigación Langley de la NASA.
3. Trajes espaciales marcianos de alta tecnología.

Los trajes espaciales son esencialmente naves espaciales personalizadas para astronautas. El último traje espacial de la NASA es tan de alta tecnología, que su diseño modular está diseñado para evolucionar para su uso en cualquier lugar del espacio.

La primera mujer y el próximo hombre en la Luna usarán los trajes espaciales de próxima generación de la NASA, llamados unidad de movilidad extravehicular de exploración o xEMU. Los trajes espaciales priorizarán la seguridad de la tripulación y al mismo tiempo permitirán que los caminantes lunares de Artemis Generation realicen movimientos más naturales, similares a la Tierra, y realicen tareas que no fueron posibles durante las misiones Apollo.

Las actualizaciones futuras para abordar las diferencias existentes en Marte, pueden incluir tecnología para la funcionalidad de soporte vital en la atmósfera rica en dióxido de carbono y prendas exteriores modificadas para mantener calientes a los astronautas durante el invierno marciano y evitar el sobrecalentamiento en la temporada de verano.


El traje espacial de próxima generación de la NASA, está diseñado para dar a los astronautas más movilidad en la Luna y Marte.
Créditos: NASA.
4. Casa y laboratorio marcianos sobre ruedas.

Para reducir la cantidad de elementos necesarios para aterrizar en la superficie, la NASA combinará el primer hogar y vehículo marciano en un solo habitáculo móvil completo con aire respirable.

La NASA ha realizado extensas pruebas robóticas en la Tierra para desarrollar una casa móvil presurizada en la Luna. Los astronautas de Artemis que vivan y trabajen en el futuro rover lunar presurizado, podrán ofrecer recomendaciones para ayudar a refinar las habilidades del rover para los astronautas en Marte. Los rovers de la NASA también ayudarán con el diseño marciano, desde seleccionar las mejores ruedas para Marte, hasta cómo un vehículo más grande navegará por el difícil terreno.

Al igual que un RV, el rover presurizado tendrá todo lo que los astronautas necesiten para vivir y trabajar durante semanas. Pueden conducir con ropa cómoda, a decenas de kilómetros de la nave espacial que los impulsará al espacio para el viaje de regreso a la Tierra. Cuando se encuentran con lugares interesantes, los astronautas podrán ponerse sus trajes espaciales de alta tecnología para salir del rover y recolectar muestras y realizar experimentos científicos.


La NASA está trabajando actualmente en un vehículo que podrá navegar por terrenos difíciles en el planeta rojo.
Créditos: NASA.

Ilustración de un rover presurizado en Marte. Créditos:NASA.
5. Energía ininterrumpida

Al igual que usamos electricidad para cargar nuestros dispositivos en la Tierra, los astronautas necesitarán una fuente de alimentación segura para explorar Marte. El sistema deberá ser liviano y capaz de funcionar independientemente de su ubicación o del clima en el planeta rojo.

Marte tiene un ciclo diurno y nocturno como la Tierra y tormentas de polvo periódicas que pueden durar meses, lo que hace que la energía de fisión nuclear sea una opción más confiable que la energía solar. La NASA ya probó la tecnología en la Tierra y demostró que es segura, eficiente y lo suficientemente abundante como para permitir misiones de superficie de larga duración. La NASA planea demostrar y usar el sistema de energía de fisión en la Luna primero, luego en Marte.


Ilustración de un proyecto de sistema de energía de fisión nuclear en Marte.
Créditos: NASA.
6. Comunicaciones láser para enviar más información a casa.

Las misiones humanas a Marte pueden usar láseres para mantenerse en contacto con la Tierra. Un sistema de comunicaciones láser en Marte podría enviar grandes cantidades de información y datos en tiempo real, incluidas imágenes de alta definición y videos.

Enviar un mapa de Marte a la Tierra puede llevar nueve años con los sistemas de radio actuales, pero tan solo nueve semanas con las comunicaciones láser. La tecnología también nos permitiría comunicarnos con los astronautas, para ver y escuchar más sobre sus aventuras en el Planeta Rojo.

La NASA demostró que las comunicaciones láser son posibles con una demostración de la Luna en 2013. La próxima demostración de la agencia trabajará a través de diferentes escenarios operativos, perfeccionará el sistema de puntería y abordará los desafíos tecnológicos de la órbita terrestre baja, como nubes y otras interrupciones de las comunicaciones. La NASA está construyendo pequeños sistemas para probar el vuelo espacial humano, incluso en la Estación Espacial Internacional y la primera misión tripulada de Artemis. Otra carga útil de comunicaciones láser se aventurará al espacio profundo para ayudar a informar lo que se necesita para usar la misma tecnología a millones y millones de kilómetros de la Tierra.


Ilustración de una nave espacial que utiliza comunicaciones láser para transmitir datos de Marte a la Tierra.
Créditos: Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA.