El telescopio espacial James Webb de la NASA completa una prueba integral de sistemas.

Ahora que el telescopio espacial James Webb de la NASA se ha ensamblado en su forma final, los equipos de prueba aprovecharon la oportunidad única de realizar un análisis crítico de software y análisis eléctrico en todo el observatorio como un vehículo único y totalmente conectado.

Conocida como una prueba integral de sistemas o CST, esta fue la primera evaluación completa de sistemas que se realizó en el observatorio ensamblado, y una de las actividades finales que por primera vez que realizará el equipo. Se han completado evaluaciones de rendimiento similares en la historia de Webb, utilizando simulaciones y sustitutos para inferir datos sobre piezas de la nave espacial que aún no se habían ensamblado. Ahora que Webb está completamente construido, ya no se necesitan simulaciones y simuladores, y los ingenieros pueden evaluar con seguridad tanto su software como su rendimiento electrónico.

Las pruebas son la mejor manera de garantizar el éxito de la misión.

Webb es el telescopio de ciencia espacial más grande y técnicamente más complejo que la NASA ha construido. Está formado por muchos componentes que deben comunicarse y trabajar al unísono para lograr el éxito de la misión. Las evaluaciones de sistemas como estas, aseguran la misión al verificar y validar que cada uno de ellos se está comunicando y funcionando según lo diseñado.

La importancia de las pruebas no puede exagerarse en el desarrollo de software. Las unidades de código individuales deben probarse a medida que se escriben, luego volver a probarse a medida que se combinan en componentes de software cada vez más grandes. Las pruebas deben volver a ejecutarse cada vez que se corrige un error o se agrega una función para verificar que el código modificado no propaga comportamientos inesperados y no deseados en el sistema. Para completar la prueba, el personal estuvo disponible las 24 horas del día, durante 15 días consecutivos, y se ejecutaron aproximadamente 1.070 guiones o secuencias de instrucciones, y se realizaron casi 1.370 pasos de procedimiento.


Tras el montaje completo del telescopio espacial James Webb de la NASA, los equipos de prueba realizaron una evaluación integral de los sistemas que les permitió comprobar con fiabilidad el software y el rendimiento electrónico de Webb como un solo vehículo totalmente conectado.
Créditos: NASA / Chris Gunn.

La serie final de pruebas de Webb determinará su preparación para el lanzamiento. Este CST recién completado establece una línea base de rendimiento funcional eléctrico. En unos pocos meses, después de que el observatorio complete su siguiente y último conjunto de pruebas acústicas y de vibración que simulen los temblores del lanzamiento, el equipo realizará otra exploración del sistema completo. Luego, los ingenieros compararán los resultados de “antes y después”, que deberían ser los mismos, lo que indicaría que la nave espacial está funcionando como un observatorio completo y resistirá el entorno de lanzamiento para operar como se diseñó una vez que se encuentre en el espacio.

“Nunca había visto tanto esfuerzo, colaboración y coordinación entre organizaciones para reunir a tantos y diferentes equipos y personas en tantas áreas distintas para ejecutar un objetivo común con tanto éxito”, dijo Randy Pollema,  líder de pruebas e integración eléctrica de Webb en Northrop Grumman en Redondo Beach, California. “Nos sentimos muy orgullosos y sentimos una gran recompensa personal por lo que hemos podido lograr durante el último año al reunir a Webb en su forma final, y con la finalización de esta última evaluación de sistemas podemos avanzar con confianza sabiendo que el ensamblaje fue un éxito “.


Pruebas exhaustivas de sistemas como la que se realizó recientemente ayudan a garantizar el éxito de las misiones, al verificar que la electrónica y el software del telescopio espacial James Webb funcionan al unísono.
Créditos: Northrop Grumman.

La nueva evolución de la situación del coronavirus COVID-19 está causando un impacto y una interrupción significativos a nivel mundial. Después de aumentar los procedimientos de seguridad personal implementados en marzo debido a COVID-19, el equipo Northrop Grumman del Telescopio Espacial James Webb en California, continuó con la integración y las pruebas en la sala limpia con personal y turnos significativamente reducidos. A partir de finales de mayo, el equipo reanudó las operaciones de sala limpia de turno casi completo. El equipo está evaluando los impactos en la fecha de lanzamiento de marzo de 2021 y los nuevos riesgos en el futuro, y establecerá una nueva fecha de preparación para el lanzamiento en julio.

El telescopio espacial James Webb será el principal observatorio de ciencias espaciales del mundo, resolverá misterios en nuestro Sistema Solar, mirará más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro Universo así como nuestro lugar en él. Webb es un programa internacional dirigido por la NASA con sus socios, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense.