El “gemelo” de Orión completa las pruebas estructurales para la misión Artemis I.

Antes de que los astronautas de la NASA vuelen y regresen en la nave espacial Orión en misiones de Artemis a la Luna, los ingenieros deben probar a fondo su capacidad para resistir las tensiones del lanzamiento, subir a la órbita, las duras condiciones del tránsito en el espacio profundo y regresar a la Tierra. La NASA diseñó a Orión desde el principio específicamente para apoyar a los astronautas en misiones más alejadas de la Tierra que cualquier otra nave espacial construida para humanos.

En junio de 2020, los ingenieros completaron las pruebas en un duplicado de Orión llamado Artículo de Prueba Estructural (STA), necesario para verificar que la nave espacial esté lista para Artemis I, su primer vuelo de prueba sin tripulación. La NASA y su contratista principal, Lockheed Martin, construyeron el STA para que sea estructuralmente idéntico a los principales elementos de la nave espacial de Orión: el módulo de la tripulación, el módulo de servicio y el sistema de aborto de lanzamiento.

Las pruebas STA requeridas para calificar el diseño de Orion comenzaron a principios de 2017 e incluyeron 20 pruebas, utilizando seis configuraciones diferentes, desde un solo elemento hasta la pila completa, y varias combinaciones intermedias. Al finalizar, las pruebas verificaron la durabilidad estructural de Orion para todas las fases de vuelo de Artemis I.

“El STA ha sido una fuente invaluable para que nuestros ingenieros prueben la integridad del diseño de Orion”, dijo Stefan Pinsky, gerente de pruebas de Lockheed Martin para el artículo de prueba estructural de Orion. “En el transcurso de las pruebas, la planificación de la configuración y los movimientos de hardware de los tres grandes elementos primarios de Orión es un proceso complejo que a veces puede parecer un juego gigante de Tetris”.

Las pruebas STA incluyeron pruebas de cargas para garantizar que las estructuras de la nave espacial puedan soportar cargas intensas en el lanzamiento y la entrada; pruebas acústicas y modales para evaluar cómo Orion y sus componentes toleran fuerzas vibratorias intensas; prueba de choque pirotécnico que recrea las poderosas explosiones pirotécnicas necesarias para eventos críticos de separación durante el vuelo, tales como eventos de separación de módulos y enrejados de carenado; y una prueba de rayos para evaluar posibles daños en el hardware del vuelo si el vehículo estubiera expuesto a un rayo antes del lanzamiento.

En Lockheed Martin en Denver, los equipos trabajaron a tiempo completo durante días para preparar las pruebas, ejecutar, desmontar y reconfigurar el STA para la próxima prueba, que culminó en 330 días reales. Durante algunas fases de prueba, los ingenieros proporcionaron las presiones esperadas, las cargas mecánicas, las condiciones de vibración y choque hasta un 40 por ciento más allá de las condiciones más severas anticipadas durante la misión, analizando datos para confirmar que las estructuras de la nave espacial pueden soportar los entornos extremos del espacio.

Mientras el equipo estaba superando los límites físicos de las pruebas con el STA, el vehículo Orion real para Artemis I recientemente se sometió a pruebas rigurosas en la estación Plum Brook de la NASA en Ohio, para certificar que puede soportar las temperaturas extremas y las condiciones electromagnéticas que afrontará durante su primera misión alrededor de la luna y de regreso. El vehículo se está preparando en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida para su integración con el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) antes de su primer vuelo.

El proyecto STA continuará más allá de Artemis I, incorporando pruebas de cargas estructurales en el sistema de aborto de lanzamiento de Orion, y pruebas de impacto de agua del módulo de la tripulación para apoyar la misión Artemis II de la NASA: el primer vuelo alrededor de la Luna con astronautas. Para Artemis III, la misión que verá el primer astronauta femenino y el próximo hombre aterrizar en la superficie de la Luna, el STA se utilizará para realizar pruebas para incluir el sistema de atraque de naves espaciales.

“Es un gran logro para nuestros equipos poder probar con éxito este número de configuraciones de STA para validar la robustez estructural del vehículo en todo el rango de condiciones que la nave espacial experimentará en misiones lunares bajo el programa Artemis”, dijo Howard Hu, Gerente del programa Orion en funciones de la NASA, “Estos resultados nos dan la confianza continua de que Orión está listo para su primer vuelo de Artemis a la Luna el próximo año”.


El Orion STA, en su configuración de lanzamiento de “pila completa” (el módulo de la tripulación, el módulo de servicio y el sistema de interrupción del lanzamiento, así como el adaptador de la nave espacial y los carenados desechables) fue elevado a una cámara acústica reverberante en Lockheed Martin para pruebas acústicas.

La prueba de desecho de la cubierta delantera de la bahía Orion STA está en progreso en Lockheed Martin, cerca de Denver.