Probados los instrumentos del Rover Lunar VIPER, para realizar un viaje prómimamente a la Luna.

Construcción de ingeniería del sistema de espectrómetro de volátiles infrarrojos cercanos (NIRVSS) en el laboratorio Ames N-213 con Amanda Cook.

Investigadores del Centro Ames de la NASA en Silicon Valley de California, completan con éxito una prueba de vibración del sistema de espectrómetro de neutrones. Esta es una de las pruebas finales necesarias para preparar el instrumento para un vuelo a la Luna a bordo del módulo de aterrizaje Peregrine de Astrobotic Technology, como parte del programa de Servicios Comerciales de Carga Lunar de la agencia. La prueba de vibración simula las fuerzas a las que se someterá el instrumento durante el lanzamiento, cuando el módulo de aterrizaje despegue a bordo de un cohete United Launch Alliance Vulcan Centaur.
Créditos: NASA/ Ames Research Center/ Dominic Hart.

Cuando el nuevo vehículo lunar de la NASA VIPER, aterrice en la superficie lunar para comenzar su búsqueda de hielo de agua en los polos, estará equipado con instrumentos que ya habrán sido probados en ese entorno hostil.

Antes del lanzamiento de VIPER (Volatiles Investigating Polar Exploration Rover), versiones de estos instrumentos habrán volado como cargas útiles en dos entregas anteriores a la Luna por parte de proveedores comerciales bajo la iniciativa de Lunar Payload Sevices de la NASA. El objetivo de estas entregas de CLPS es realizar experimentos científicos, probar tecnologías y demostrar capacidades para ayudar a la NASA a explorar la Luna y prepararse para misiones humanas a partir de 2024.

“Estas entregas de carga útil bajo CLPS nos brindan un ‘vistazo’ del rendimiento de los instrumentos en el desafiante entorno de la Luna. Estudiaremos el rendimiento del instrumento cuidadosamente para prepararnos mejor para nuestro propio uso en la misión VIPER, reduciendo en gran medida nuestro propio riesgo de misión “, dijo Dan Andrews, gerente de proyecto de VIPER en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, en California.

Recientemente, los tres instrumentos de búsqueda de agua de VIPER se han sometido a rigurosas pruebas de montaje y preparación para los próximos lanzamientos de CLPS en 2021 y 2022. En Ames, el Sistema de espectrómetro de neutrones o NSS, diseñado para detectar agua debajo de la superficie de la Luna, navegó con éxito a través de una prueba de “sacudida” para simular las condiciones turbulentas del lanzamiento. Mientras tanto, el sistema de espectrómetro de infrarrojo cercano de volátiles, o NIRVSS, diseñado para determinar la concentración de hielo de agua, fue ensamblado en una sala limpia por ingenieros de la NASA después de inspeccionar cuidadosamente los componentes para verificar su limpieza.

En el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, el espectrómetro de masas que observa el instrumento de operaciones lunares, o MSolo (otro instrumento de detección de agua), también completó una prueba exitosa de turbulencias. Todavía hay algunos pasos por recorrer antes de que los instrumentos estén listos para enviar a las empresas de entrega, y una vez que se entreguen, los instrumentos deberán probarse aún más, en los sistemas de aterrizaje.

En 2021, Astrobotic Technology, de Pittsburgh, Pensilvania, entregará el primer conjunto de instrumentos VIPER, que será ubicado en el cráter Lacus Mortis en el lado cercano de la Luna. El aterrizaje en sí y la columna de escape de agua resultante del módulo de aterrizaje, permitirán que los instrumentos en esta misión de ocho días, midan cómo se disipa el agua a medida que el Sol sube más alto en el horizonte lunar y calienta la superficie.

En 2022, un segundo conjunto de instrumentos de VIPER, volará a bordo del módulo de aterrizaje lunar XL-1 de Masten Space Systems, de Mojave, California. Mientras que NIRVSS y MSolo completen las mediciones desde un punto fijo en el módulo de aterrizaje, NSS se incorporará a un pequeño robot móvil de menos de 13 Kilogramos llamado MoonRanger, que probará comunicaciones, operaciones autónomas y tecnologías de mapeo.

VIPER es una colaboración dentro y más allá de la agencia. Forma parte del programa de Descubrimiento y Exploración Lunar administrado por la Dirección de Misión Científica en la sede de la NASA en Washington. El Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley de California administra el proyecto, liderando la ciencia de la misión, la ingeniería de sistemas, las operaciones de superficie móvil en tiempo real y el software de vuelo. El hardware para el rover está siendo diseñado y construido por el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, mientras que los instrumentos son proporcionados por Ames, Kennedy y el socio comercial Honeybee Robotics en Altadena, California. La nave espacial, el módulo de aterrizaje y el vehículo de lanzamiento que posarán a VIPER en la superficie de la Luna, se proporcionarán a través de la iniciativa de Servicios de Carga Lunar Comercial de la NASA, entregando cargas de ciencia y tecnología hacia y cerca de la Luna.