La NASA describe el concepto de sostenibilidad de la superficie lunar.


Infografía que muestra la evolución de las actividades lunares en la superficie y en órbita.

Cuando la NASA envíe astronautas a la superficie de la Luna en 2024, será la primera vez que, aparte de ver imágenes históricas, la mayoría de las personas presencien humanos caminando sobre otro cuerpo del Sistema Solar. Sobre la base de estos pasos, los futuros exploradores robóticos y humanos, establecerán una infraestructura para una presencia sostenible a largo plazo en la Luna.

La NASA recientemente propuso un plan para pasar de la exploración limitada de la era de Apolo en la década de 1960 a un plan del siglo XXI en un informe al Consejo Espacial Nacional. Con el programa Artemis, exploraremos más que nunca la Luna para dar el siguiente salto gigante: enviar astronautas a Marte.

“Después de vivir continuamente 20 años en órbita terrestre baja, estamos listos para el próximo gran desafío de la exploración espacial: el desarrollo de una presencia sostenida en y alrededor de la Luna”, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine. “En los años venideros, Artemis servirá como nuestra Estrella del Norte mientras continuamos trabajando hacia una mayor exploración de la Luna, donde demostraremos los elementos clave necesarios para la primera misión humana en Marte”.

En la superficie, los elementos centrales para una presencia sostenida incluirán un énfasis en la movilidad para permitir que los astronautas exploren más de la Luna y realicen más ciencia:

  • Un vehículo de terreno lunar o LTV transportará a la tripulación alrededor de la zona de aterrizaje.
  • La plataforma de movilidad habitable permitirá a las tripulaciones realizar viajes en la Luna que duren hasta 45 días.
  • Un habitáculo base en la superficie de la Luna albergará hasta cuatro miembros de la tripulación en estancias en superficie más cortas.

Los astronautas que trabajen en la superficie lunar también podrán probar la robótica avanzada, así como un amplio conjunto de nuevas tecnologías identificadas en la Iniciativa de innovación de la superficie lunar, centrándose en el desarrollo tecnológico en áreas como la utilización de recursos in situ (ISRU) y los sistemas de energía. Los rovers llevarán una variedad de instrumentos, incluidos experimentos de ISRU que generarán información sobre la disponibilidad y extracción de recursos utilizables (por ejemplo, oxígeno y agua). El avance de estas tecnologías podría permitir la producción de combustible, agua y / u oxígeno a partir de materiales locales, permitiendo operaciones de superficie sostenibles con necesidades de suministro decrecientes desde la Tierra.

Otra diferencia clave de Apollo y Artemis será el uso del Gateway en órbita lunar, construido con socios comerciales e internacionales. El puesto avanzado lunar servirá como un módulo de comando y control para expediciones de superficie y una oficina y hogar para astronautas fuera de la Tierra. Operando de manera autónoma cuando la tripulación no esté presente, también será una plataforma para nuevas demostraciones de ciencia y tecnología alrededor de la Luna.

Con el tiempo, la NASA y sus socios mejorarán las capacidades de habitabilidad lunar y los sistemas de soporte vital involucrados. Agregar un elemento de habitabilidad de espacio profundo de gran volumen, permitirá a los astronautas probar capacidades alrededor de la Luna para misiones de espacio profundo de larga duración.

Si bien el objetivo de Apolo era aterrizar a los primeros humanos en la Luna, el programa Artemis usará la Luna como banco de pruebas para la exploración tripulada en el Sistema Solar, comenzando con Marte. Este es el enfoque de exploración espacial de la Luna a Marte, de Estados Unidos. Una operación de tripulación dividida de varios meses propuesta en Gateway en la superficie lunar, probaría el cobjetivo de la agencia para una misión humana al Planeta Rojo.

Para tal misión, la NASA imagina una tripulación de cuatro personas que viajen al Gateway y vivan a bordo una estancia de varios meses para simular el viaje de ida a Marte. Más tarde, dos miembros de la tripulación viajarían a la superficie lunar y explorarían con la plataforma de movilidad habitable, mientras que los dos astronautas restantes permanecerían a bordo de Gateway. Los cuatro miembros de la tripulación se reunirían más tarde a bordo del puesto de avance lunar para otra estancia de varios meses, simulando el viaje de regreso a la Tierra. Esta misión sería la misión de espacio humano profundo de mayor duración en la historia y sería la primera prueba operativa de la preparación de nuestros sistemas de espacio profundo.

El informe también destaca un regreso robótico a la superficie a partir del próximo año para nuevos descubrimientos científicos. La Luna es un laboratorio natural para estudiar los procesos planetarios y la evolución, y una plataforma desde la cual observar el Universo. La NASA enviará docenas de nuevos instrumentos científicos y demostraciones tecnológicas a la Luna con su iniciativa de Servicios de carga lunar comercial. Algunos de estos precursores robóticos, incluido el Volatiles Investigating Polar Exploration Rover o VIPER, estudiarán el terreno y los recursos de metal y hielo en el Polo Sur lunar.

El cohete Space Launch System, la nave espacial Orion, los sistemas de aterrizaje humano y los trajes espaciales modernos, completarán los sistemas de espacio profundo de la agencia. Como parte de la misión Artemisa III, la primera expedición humana de regreso a la Luna durará aproximadamente siete días. La NASA planea enviar astronautas de la Generación Artemisa en misiones cada vez más largas aproximadamente una vez al año a partir de entonces.

Con un fuerte apoyo en la NASA, Estados Unidos y sus socios, probarán nuevas tecnologías y con el tiempo reducirán los costes de exploración. En las próximas décadas, también se podría construir una infraestructura de apoyo que incluya energía, protección contra la radiación, una plataforma de aterrizaje, así como la eliminación y almacenamiento de desechos.

“Estados Unidos sigue siendo la única nación que ha aterrizado exitosamente humanos en la Luna y naves espaciales en la superficie de Marte”, indica el informe. “A medida que otras naciones se mueven cada vez más hacia el espacio, el liderazgo estadounidense ahora está llamado a conducir la próxima fase de la búsqueda de la humanidad para abrir el futuro al descubrimiento y crecimiento sin fin”.