Mars InSight Lander de la NASA empujará sobre el “topo”.



InSight recientemente movió su brazo robótico más cerca de su dispositivo de excavación, llamado “topo”, en preparación para presionar su tapa superior o trasera.
Créditos: NASA / JPL-Caltech.

Después de casi un año de tratar de excavar en la superficie marciana, la sonda de calor perteneciente al módulo de aterrizaje InSight de la NASA está a punto de recibir un impulso. El equipo de la misión planea comandar la pala del brazo robótico de InSight para presionar el “topo”: el mini taladro diseñado para perforar hasta 5 metros la superficie. Esperan que empujando hacia abajo la parte superior del topo, también llamada tapa trasera, evite que retroceda fuera de su agujero, como lo hizo dos veces en los últimos meses después de casi enterrarse.

Parte de un instrumento llamado Paquete de propiedades físicas y flujo de calor, o HP3, el topo es un pico de 40 centímetros de largo equipado con un mecanismo interno de martilleo. Mientras cava en el suelo, está diseñado para arrastrar con él una correa en forma de cinta que se extiende desde la nave espacial. Los sensores de temperatura están incrustados a lo largo de la correa para medir el calor proveniente del interior del planeta para revelar detalles científicos importantes sobre la formación de Marte y todos los planetas rocosos, incluida la Tierra. HP3 fue proporcionado a la NASA por el Centro Aeroespacial Alemán, o DLR.

El equipo ha evitado presionar la tapa trasera hasta ahora para evitar cualquier daño potencial a la correa.


Esta prueba con un modelo del módulo de aterrizaje InSight aquí en la Tierra muestra cómo la nave espacial en Marte usará su brazo robótico para presionar un dispositivo de excavación, llamado “topo”.
Créditos: NASA / JPL-Caltech .

El topo se encontró atrapado el 28 de febrero de 2019, el primer día de martilleo. Desde entonces, el equipo de InSight ha determinado que el suelo aquí es diferente al que se ha encontrado en otras partes de Marte. InSight aterrizó en un área con una capa de óxido inusualmente gruesa, o una capa de tierra cementada. En lugar de ser flojos y arenosos, como se esperaba, los gránulos de tierra se compactan.

El topo necesita fricción en el suelo para moverse hacia abajo; sin él, su acción de auto martilleo hace que rebote. Irónicamente, el suelo suelto, no el óxido dúrico, proporciona esa fricción cuando cae a su alrededor.

El verano pasado, el equipo de InSight comenzó a usar la pala del brazo robótico para presionar el costado del topo, una técnica llamada “fijación” que agregaba la fricción suficiente para ayudarlo a cavar sin entrar en contacto con la frágil atadura conectada con la tapa trasera del topo.

Si bien la fijación ayudó, el topo salió del suelo marciano en dos ocasiones, posiblemente debido al material que se acumula desde abajo. Con pocas alternativas restantes, el equipo decidió intentar ayudar al topo a cavar presionando cuidadosamente su tapa trasera mientras intentaba evitar la correa.

Podría tomar varios intentos para perfeccionar el empuje de la tapa trasera, como sucedió con la fijación. A finales de febrero y principios de marzo, el brazo de InSight se colocará en posición para que el equipo pueda probar lo que sucede mientras el topo golpea brevemente.

Mientras tanto, el equipo también está considerando usar la pala para mover más tierra en el agujero que se ha formado alrededor del topo. Esto podría agregar más presión y fricción, permitiéndole finalmente excavar. Seguir esta estrategia, dependerá de la profundidad a la que pueda moverse el topo después del empuje de la tapa trasera.

Sobre InSight

JPL administra InSight para la Dirección de Misión Científica de la NASA. InSight es parte del Programa Discovery de la NASA, administrado por el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la agencia en Huntsville, Alabama. Lockheed Martin Space en Denver construyó la nave espacial InSight, incluyendo su etapa de crucero y módulo de aterrizaje, y apoya las operaciones de la nave espacial para la misión.

Varios socios europeos, incluido el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), apoyan la misión InSight. El CNES proporcionó el instrumento Experimento Sísmico para Estructura Interior (SEIS) a la NASA, con el investigador principal del IPGP (Institut de Physique du Globe de Paris). Contribuciones significativas para SEIS vinieron de IPGP; el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS) en Alemania; el Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH Zurich) en Suiza; Imperial College London y Oxford University en el Reino Unido; y JPL. DLR proporcionó el instrumento Paquete de propiedades físicas y flujo de calor (HP3), con contribuciones significativas del Centro de Investigación Espacial (CBK) de la Academia de Ciencias de Polonia y Astronika en Polonia. El Centro de Astrobiología (CAB) de España suministró los sensores de temperatura y viento.