El Mars Reconnaissance Orbiter se somete a una actualización de memoria.


La imagen artística muestra el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA sobre el planeta rojo. Crédito: NASA / JPL-Caltech

Desde el 17 de febrero hasta el 29 de febrero de 2020, el Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA, pasará a una pausa de su misión científica y sus operaciones de retransmisión mientras los ingenieros en la Tierra realizan el mantenimiento a larga distancia. Durante el paréntesis, otros orbitadores transmitirán datos del rover Mars Curiosity y el módulo de aterrizaje Mars InSight, a la Tierra.

El trabajo de mantenimiento implica actualizar los parámetros de la batería en la memoria flash de la nave espacial, un paso raro que se ha hecho solo dos veces antes en los 15 años de vuelo del orbitador. Esta actualización especial es necesaria porque recientemente se determinó que los parámetros de la batería en flash no estaban actualizados y, si se usaban, no cargarían las baterías de MRO a los niveles deseados.

Además de los parámetros de la batería, los ingenieros aprovecharán esta oportunidad para actualizar las tablas de posición planetaria que también residen en la memoria flash. La nave espacial entrará en modo seguro tres veces en el transcurso de la actualización. También cambiará de su ordenador principal, llamado ordenador Side-A, a uno redundante, llamado Side-B.

Mars Reconnaisance Orbiter se lanzó en 2005 y llegó al Planeta Rojo el 10 de marzo de 2006. Desde entonces, la nave espacial ha devuelto 371 terabits de datos. Las naves espaciales de larga duración deben protegerse contra fallos del hardware producidos con el paso del tiempo y los efectos del ambiente espacial hostil, como el daño de los rayos cósmicos.

Cada vez que una nave espacial detecta un problema técnico, hay una serie de acciones que puede tomar, como el cambio a un lado redundante de su electrónica o reiniciar su computadora. El éxito en esos casos depende de una restauración sin daños, de una actualización de un sistema operativo con sus parámetros de archivos de la memoria flash. Para evitar la corrupción de la memoria flash en sí, se almacenan a bordo múltiples copias de los parámetros esenciales.

Para mantener actualizadas los dos ordenadores redundantes, los ingenieros actualizarán primero la memoria flash en el ordenador Side-A y luego ordenarán un reinicio de Side-A para garantizar que la memoria flash se haya actualizado correctamente. Una vez que confirman que los cambios han tenido efecto, cambiarán al lado B y repetirán el proceso.

Después de la validación de las actualizaciones de memoria, MRO volverá a sus actividades científicas y de soporte de retransmisión. Con esta actualización, la misión estará lista para continuar las operaciones hasta la próxima década.